Rehabilitación estética mediante carillas con técnica mínimamente invasiva

Presentamos una paciente de 74 años de edad sin antecedentes médicos de interés. Acude a consulta demandando rehabilitación estética en el sector anterosuperior.

Tras estudiar el caso, proponemos a la paciente realizar una redistribución de espacio superior para colocar carillas cerámicas respetando los patrones estéticos de tamaño adecuado en caninos e incisivos de 13 a 23. En cuanto al plan de tratamiento en la arcada inferior, la paciente rechaza la colocación de carillas estéticas, puesto que para ella no tiene repercusión estética. Se le explica que al aumentar el tamaño de los dientes superiores, sería necesario equilibrarlo con los inferiores, no obstante, sería posible realizar una compensación, alineando los dientes inferiores y asumiendo la existencia de diastemas en distal de los caninos inferiores para no alterar el patrón de oclusión posterior. La paciente acepta esta posibilidad, aunque rechaza realizar el tratamiento ortodóncico con brackets, por lo que le ofrecemos llevarlo a cabo con férulas removibles (Figuras 1 a 5).

Una vez llegando a su fin el tratamiento ortodóncico, tomamos impresiones para realizar un encerado diagnóstico del sector anterior y evaluar de esta forma la distribución de los espacios creados para el tratamiento con carillas (Figuras 6 a 8).  Una vez llevado a cabo el encerado, la paciente acudió a consulta para realizar el mock-up y llevar a cabo un registro mediante el uso de fotografías y videos para asegurar un resultado óptimo del tratamiento (Figura 9).

Es en este momento cuando la paciente ve realmente como será el resultado de su sonrisa final y nos demanda realizar previamente un blanqueamiento vital para bajar la tonalidad de sus dientes adyacentes, por lo que procedimos al mismo, consiguiendo pasar de un color C4 a un C1 (guía VITA).

Tras la estabilización de color, procedimos al biselado de los dientes anterosuperiores, un tallado mínimamente invasivo, dónde se intentó respetar el máximo de estructura dentaria (Figuras 10 y 11).

Por último, y tras sucesivas pruebas estéticas, cementamos las carillas con la técnica de Pascal Magne, satisfaciendo las necesidades que requería la paciente y al equipo de nuestra clínica (Figuras 12 y 13).