Implantes cortos en maxilar inferior para salvar la estructura anatómica del nervio

Todo el enunciado del caso clínico anterior publicado en Espidident respecto a los implantes cortos, es válido también en el caso del maxilar inferior, con la salvedad de que en este caso los utilizamos, para salvar la estructura anatómica del nervio dentario inferior

En la figura 1 encontramos una ortopantomografía en la que vemos y podemos medir la distancia desde el canal mandibular por el que transcurre la tercera rama del trigémino y sabemos que tenemos que dejar por encima como mínimo 1 mm de seguridad.

La figura 2 y 3 son las fotografías intraorales, a boca abierta y boca cerrada del caso clínico.

En la figura 4 tenemos la imagen del tipo de Implantes utilizados en este caso.

Después de la desperiostización y el fresado secuencial, figuras 5 ,6 ,7 y 8 siempre realizado con fresas con tope por motivos de seguridad, podemos ver que los implantes se han instalado ligeramente subcrestales, por ser implantes que contemplan en suprótesis, el concepto de cambio de plataforma a nivel óseo, cosa muy interesante, pues si el hueso crece por encima de la plataforma del implante, cosa que ocurre en muchas ocasiones, dependiendo naturalmente de la capacidad de calcificación del paciente en cuestión. Tal y como decíamos, ese crecimiento óseo, contribuirá a dar más estabilidad al implante osteointegrado y ayudar a soportar las elevadas fuerzas masticatorias que tienen lugar en esas zonas.

Las imágenes de las figuras 9 y 10 corresponden a dos casos muy similares pero con implantes de diferente marca, en los que hemos utilizado implantes cortos en maxilar inferior.