Implante en canino en paciente bruxista con sobremordida en nuestro caso clínico

Este caso que vamos a exponer a lo largo de 27 imágenes, el paso a paso de un implante unitario en la zona canina derecha, es decir la pieza número 2.3, que debió ser exodonciada por traumatismo continuado por el bruxismo y fractura de la raíz posteriormente a la endodoncia y reconstrucción (figura 1).

En las imágenes figura 2 y 3, vemos el espacio mesiodistal, la anchura del hueso y la poca dimensión vertical de la que disponemos para realizar el tratamiento rehabilitador con implantes, por otra parte la rehabilitación con puente convencional, también es de un pronóstico estético y funcional, dudoso en este caso, por lo que optamos por implante unitario, pero tomando muchas precauciones, respecto al espacio protésico y la oclusión del paciente.

De la figura 4 a la 21 vemos todo el proceso paso a paso y viendo como hemos utilizado un paralelizador o indicador de dirección para conseguir una salida del futuro orificio protésico  a la altura del cíngulo del canino.

El implante lo hemos dejado yuxtacrestal, al no tratarse de un implante con cambio de plataforma, pero si con microespiras, el implante es de 4,5 mm de diámetro como vemos en la figura 12 y muy autorroscante, de forma cónica la mitad y paredes paralelas la otra mitad, en este caso necesitamos un implante resistente, dadas las fuerzas a que será sometido en el futuro.

La imagen figura 21 nos muestra la sutura con un punto en “X” y La imagen figura 22 corresponde a la Rx periapical postcirugía.

En el resto de imágenes podemos ver la prótesis cemento-atornillada a un pilar de titanio mecanizado del mismo fabricante y con la misma fabricación que el implante y la corona metalocerámica, a la que se ha dejado un pequeño orificio para acceder al tornillo protésico en caso de necesidad, como el paciente es bruxista y con sobremordida, el cíngulo tiene en realidad forma de fosa, al igual que en el resto de sus incisivos, como vemos muy bien en la figura 24.

Lógicamente comprobaremos exhaustivamente la oclusión en céntrica y sobretodo en lateralidades, para evitar todo tipo de interferencias y esto lo comprobaremos en cada visita de revisión, a lo largo de los años, pues desgastará sus dientes, pero no la cerámica y debemos evitar sobrecarga de fuerzas al implante.