Hemangiomas de la Región Oral y Perioral

Los hemangiomas son proliferaciones benignas de los canales vasculares que pueden estar presentes al nacer o manifestarse durante la primera infancia de las personas y que tienden a desaparecer cuando el niño crece.

Sin embargo, si estas lesiones permanecen más allá de este periodo deben ser extirpadas a través de cirugía o sustancias esclerosantes.

Algunos hemangiomas, llamados hamartomatosos, evolucionan lentamente, su tamaño se estabiliza y persisten durante toda la vida o desaparecen lentamente mientras que otros, también conocidos como hemangiomas benignos, pueden crecer de forma gradual pero continua. Generalmente afectan a niños, sin predilección por ningún sexo.

La mayoría de estas lesiones vasculares se localizan en la piel, pudiendo ser planas o elevadas y aproximadamente el 90% de involucionan lentamente antes de superar la pubertad. En el adulto pueden desarrollarse en los labios y la mucosa oral bajo la forma de dilataciones venosas focales que pueden presentar hiperplasia.

Los hemangiomas de la cavidad oral suelen ser elevados, a menudo multinodulares y nítidamente rojizos, azules o amoratados. La compresión de la lesión con un portaobjetos de cristal producirá generalmente su blanqueamiento (Diascopia).

Los hemangiomas pueden aparecer en cualquier parte de la mucosa, pero son más frecuentes en la lengua. Estos hemangiomas se extienden con frecuencia a los músculos intrínsecos de la lengua. Los hemangiomas intramusculares pueden localizarse en cualquier zona de las partes blandas de la cabeza y el cuello. Dentro de la cavidad oral suelen afectar a la lengua y los labios y cuando son profundos el tejido superficial es de coloración normal. Los hemangiomas intramusculares distorsionan la zona y presentan una textura esponjosa a la palpación.

Los hemangiomas están formados por múltiples canales capilares de pequeño tamaño o grandes espacios vasculares dilatados y tortuosos, repletos de sangre. Los primeros se conocen como hemangiomas capilares y las lesiones con canales grandes se llaman hemangiomas cavernosos.

Tratamiento:

Es posible que los hemangiomas congénitos involucionen durante la infancia, pero si la lesión persiste hasta el final de esta puede necesitar tratamiento definitivo. Las malformaciones vasculares por lo general no involucionan y requieren intervención cuando se desea erradicarlas, centrándose en el abordaje quirúrgico cuidadoso en el que se procede a una extirpación cuidadosa con un margen de seguridad suficiente sin entrar en la masa del hemangioma.

Un recurso previo a la cirugía consiste en comprimir a través de sutura la base del área hemangiomatosa y también se pueden utilizar sustancias esclerosantes. Otra opción consiste en la esclerosis física o crioterapia con agentes químicos que promueven la congelación.

En cualquiera de los casos presentados en las imágenes es importante saber que no se pueden realizar biopsias en una consulta ambulatoria debido al alto riesgo de sangrado de dichas lesiones. El enfoque terapéutico debe ser entonces intrahospitalario y multidisciplinar, para hacer un tratamiento adecuado a cada caso y con un estudio previo exhaustivo del mismo. No se debe olvidar que la lesión que vemos o tocamos puede ser la punta del iceberg y en realidad ser una lesión mucho más extensa que incluso pueda poner en riesgo la vida del paciente.