Fenestración quirúrgica 2.1 sin eliminación de mucosa adherida

Como viene siendo habitual en estos casos que presentamos, la motivación principal, es ayudar a la práctica diaria realizando una aportación con nuestra experiencia, de cómo resolvemos algunos casos que en el pasado nos presentaron dificultades.

Exponemos el caso de incisivo central superior incluido que debe ser fenestrado y traccionado para llevarlo a su correcta posición. Posiblemente, se trató de un caso de traumatismo durante la dentición temporal, o bien un supernumerario, lo que ha dificultado la erupción del incisivo central (figuras 1-4).

La dificultad a la que me refería es al acto de la cirugía, existen otras dificultades de técnica y aparatología ortodóncica, que no trataremos en este momento. Hace algunos años solo realizábamos la fenestración y poníamos un apósito de cemento quirúrgico, en ocasiones se cerraba la herida y volvíamos a tener casi las mismas dificultades del principio.

En la actualidad, las fenestraciones las realizamos sin eliminación de mucosa adherida (figuras 5-8) y cementamos directamente un botón en la corona del diente a traccionar y esto lo hacemos en la misma sesión quirúrgica (figura 15).

Tenemos que tener paciencia y control con el sangrado que nos dificultará la técnica adhesiva pero después todo serán ventajas aplicando esta técnica, pues nosotros ya dejamos una ligadura cogida al botón y después se va traccionando hacia el arco vestibular progresivamente En este caso en las figuras 6, 7 y 8 observamos la osteotomía del reborde alveolar con fresa redonda 023, para “hacer camino” en el trayecto que deberá seguir el incisivo en su trayecto de erupción.

Las figuras 11-17 nos muestran una visión oclusal y su tracción con una combinación de ligaduras metálicas y elásticas (cadeneta) hacia el aparato fijo con arco y ganchos vestibulares.