Endodoncia + apicectomia + falsa vía

Vamos a presentar un caso clínico remitido a mi consulta al haber intentado la endodoncia de un incisivo central 1.1 y tras haber producido una falsa vía por vestibular a nivel del límite amelocementario, en el intento de localizar la cámara pulpar sin haberlo logrado.

Hace unos años, ya presentamos un caso de dos falsas vías al intentar localizar la cámara pulpar de los incisivos centrales superiores, que corresponde a las imágenes 1-4, que incluyo en esta presentación, para los que no lo pudieron ver en su momento. La imagen nº4 es la evolución pasados más de 15 años.

Este accidente se debe generalmente por seguir una inclinación inadecuada hacia la cámara pulpar y en relación a perder el eje mayor del diente en cuestión. Puede verse agravada esta pérdida de orientación al tratarse de pacientes de la tercera edad con poca movilidad del cuello, en cualquier caso es una complicación poco frecuente pero debemos prestar mucha atención para que no nos ocurra.

En este caso que presentamos hoy, la situación se agrava al presentar la paciente una obturación a nivel del cíngulo de amalgama de plata (imágenes 5, 6 y 10). Además se comprobó en Rx la existencia de una lesión periapical. En la imagen 7 podemos ver la salida del trayecto fistuloso de dicha lesión. Y las imágenes 8 y 9 nos muestran la falsa vía provocada. Añadir que como esta lesión suele ser por la fresa de la turbina, su diámetro es importante y en este caso vemos una lima del calibre 35 que la atraviesa.

Con ayuda del microscopio quirúrgico KAPS con cabezal recto (imágenes 22 y 23), que utilizo en los casos complicados de endodoncia y cirugía periapical desde hace 25 años, se localizó la entrada del  conducto, ya que la cámara estaba esclerosada y calcificada e impregnada de coloraciones por los pigmentos inherentes a la amalgama de plata de la obturación (imagen 10).

Se realizó el tratamiento de conductos, obturando con pasta de endodoncia y gutapercha (imágenes 12-14).

 

Se preparó la  falsa vía con ácido ortofosfórico (imagen 15) y se obturó con composite (imágenes 16 y 17) y después  se suturaron los tejidos blandos (imágenes 18 y 19).

 

Podemos ver en la imagen 21, que también se realizó una obturación a retro del conducto radicular después de haber hecho una apicectomía y la preparación a retro del conducto con un insert adecuado de ultrasonidos piezoeléctrico.