Técnica de la elevación atraumática del seno maxilar con Cortical-Fix

Técnica de la elevación atraumática del seno maxilar con el nuevo dispositivo de la empresa Microdent System (Santa Eulalia de Ronsana, Barcelona-España), denominado Cortical-fix

La elevación atraumática de seno maxilar con el objetivo de poder colocar implantes dentales en un maxilar superior con un hueso subantral de unos 5-7 mm (Clasificación de la cantidad de hueso: Caywood y Howell), fue difundida por Summers con sus conocidos elevadores, comercializados por numerosos fabricantes y que precisan de un impacto para romper el suelo del seno maxilar y posteriormente poder poner un implante introducido parcialmente en el seno. Estos elevadores cónicos de diferentes longitudes y grosores, adolecen del inconveniente de ser molesto para el paciente en el momento del golpe y del poco control del impacto en relación a la resistencia del seno y la fuerza impulsora, con riesgo de lesionar la membrana de Schneider cuyo grosor es de 0,15 a 0,5 mm, recubierta de un epitelio prismático o cilíndrico pseudoestratificado, de todas maneras son muy utilizados en la práctica, con buenos resultados. Caso clínico con elevadores de impacto en fotos 1-5

Una alternativa a la elevación atraumática de seno sería la uitilización de Implantes cortos, que también han demostrado buenos resultados en muchos casos

El dispositivo que presentamos, fabricado por Implant Microdent System, (fotos 6-15), está formado por un kit en 4 tamaños disponibles, aunque nosotros recomendamos el más estrecho y corto para la mayoría de situaciones, consta de una parte que será roscada firmemente al hueso subantral, con una perforación con fresa de diámetro 1mm inferior al diámetro del dispositivo y hasta 1 mm por debajo del suelo del seno, dejando un grosor de hueso cortical, que comprobaremos con una Rx peroperatoria.
Posteriormente y tras comprobar su anclaje primario correcto, roscaremos en su totalidad el “émbolo” que se encuentra alojado en el interior del dispositivo que fue roscado al hueso. Al tener un ápice atraumático de forma roma y redondeada, se produce una fractura progresiva del suelo del seno, respetando la membrana de Schneider (cosa que comprobaremos al retirar el cortical fix, realizando una maniobra de Valsalva y comprobando que la membrana no ha sido perforada en el procedimiento quirúrgico). El funcionamiento del cortical-fix, es parecido en su concepto a un extractor de bielas de bicicleta, que apoyándose en una rosca exterior, la rosca interior realiza una fuerza progresiva, atraumática y muy potente.
Posteriormente será introducido el implante roscado, con la recomendación de que como mínimo sea de 4,2 mm de diámetro, pues el orificio del cortical-fix ya nos deja una perforación de unos 3-3,5 mm y un implante de menor diámetro no tendría el suficiente anclaje primario.
Previo a la colocación del implante, se pueden introducir biomateriales, mezclados o no con hueso del paciente, recomendamos en este caso de que se introduzcan biomateriales que sean de partícula pequeña, e incluso mejor en forma de pasta de hueso, para evitar que partículas de bordes cortantes, al introducir el implante pudiesen rasgar la membrana de Sneider, caso de ser esta muy fina
Las recomendaciones de introducción del implante, es de unos 2-3 mm, lo que supondrá en muchos casos conseguir poner un implante de 8- 10 mm, con un anclaje tricortical y con un riesgo mínimo de perforar la membrana y tener complicaciones sinusales. También comentar que el paciente no sufre de un impacto (o varios) desagradable ya que con este dispositivo, el profesional percibe cuando se fractura el suelo del seno pues nota un cese de la resistencia al roscado del émbolo pero el paciente no nota casi nada, en ocasiones nota una leve molestia pues la inervación de la membrana es por otras vías aferentes y a veces no está tan anestesiada como el reborde alveolar.

Bibliografía elevación atraumática seno maxilar:

• Smiler DG, Johnson PW, Lozada JL, Misch C, Rosenlicht JL, Tatum OH,Jr, et al. Sinus lift grafts and endosseous implants. Treatment of the atrophic posterior maxilla. Dent Clin North Am. 1992 Jan;36(1):151-86.
• Fugazzotto PA. Immediate implant placement following a modified trephine/osteotome approach: Success rates of 116 implants to 4 years in function. Int J Oral Maxillofac Implants. 2002 Jan-Feb;17(1):113-20.
• Esposito M, Grusovin MG, Rees J, Karasoulos D, Felice P, Alissa R, et al. Effectiveness of sinus lift procedures for dental implant rehabilitation: A Cochrane systematic review. Eur J Oral Implantol. 2010;3(1):7-26.
• Trombelli L, Minenna P, Franceschetti G, Minenna L, Farina R. Transcrestal sinus floor elevation with a minimally invasive technique. J Periodontol. 2010 Jan; 81(1):158-66.
• Zitzmann NU, Scharer P. Sinus elevation procedures in the resorbed posterior maxilla. Comparison of the crestal and lateral approaches. Oral Surg Oral Med Oral Pathol Oral Radiol Endod. 1998 Jan;85(1):8-17.
• Lai HC, Zhuang LF, Lv XF, Zhang ZY, Zhang YX, Zhang ZY. Osteotome sinus floor elevation with or without grafting: A preliminary clinical trial. Clin Oral Implants Res. 2010 May;21(5):520-6.
• Baumgarten S. Sinus grafting with mineralized allograft and staged implant placement. Quintessence Int. 2010 Mar;41(3):197-202.
• Rosen PS, Summers R, Mellado JR, Salkin LM, Shanaman RH, Marks MH, et al. The bone-added osteotome sinus floor elevation technique: Multicenter retrospective report of consecutively treated patients. Int J Oral Maxillofac Implants. 1999 Nov-Dec;14(6):853-8.
• ang HY, Kim HC, Lee SC, Lee JY. Choice of graft material in relation to maxillary sinus width in internal sinus floor augmentation. J Oral Maxillofac Surg. 2010 Aug;68 (8):1859-68.
• Listl S, Faggion CM,Jr. An economic evaluation of different sinus lift techniques. J Clin Periodontol. 2010 Aug 1;37(8):777-87.