Caso sobre una fractura de tornillo prótesis sobre implante

Presentamos en este caso, una situación, por desgracia demasiado frecuente, como es la rotura de un componente mecánico de las prótesis sobre implantes.

En este caso se trata de un tornillo, fracturado, por fatiga de materiales, de una pieza roscada, que se pudo extraer el fragmento del implante en boca del paciente (Figura 4), ayudándonos de una sonda dental y un equipo ultrasónico. Dicho fragmento corresponde a una pieza de titanio grado 5, es decir aleado con vanadio y aluminio, que confiere mayor resistencia a la fractura, aún así, sometido a las fuerzas de palanca del caso, se fracturó a los pocos años de uso, se trataba de un tornillo de 1,70 mm de diámetro, que al ser medido con pié de rey, permitió solicitar al fabricante un tornillo similar.

Si nos fijamos en las figuras 1-3, veremos que se trata de una prótesis cementada en un pilar posterior sobre un diente natural, un molar, sometido como todos sabemos a un micromovimiento, debido a la elasticidad del ligamento periodontal, y en su porción anterior, cementado a un pilar colado (en este caso con un calcinable hexagonal) y atornillado este a un implante, que no tienen ningún movimiento si está correctamente osteointegrado. Debido a la descementación del pilar posterior y a la resistencia del cementado del pilar anterior, el tornillo de 1,7 mm se ve sometido a unas durísimas condiciones de fuerzas por brazo de palanca de un puente bastante largo, con lo que al final se fractura y queda en el interior de la pieza protésica anterior, es decir en el pilar colado, la porción de la cabeza del tornillo.

Una vez extraído el tornillo del implante, nos planteamos la manera de recuperar el pilar del puente que teníamos en la mano y esto lo conseguimos perforando desde el interior con una turbina la cabeza del tornillo, y fijando el puente en un banco de trabajo, amortiguado por una pieza de caucho de 4mm de grueso para facilitar la manipulación y no lesionar la cerámica, para ver si también podíamos aprovechar el puente (Figuras 6 y 7). Una vez perforado, procedimos a realizar una nueva rosca con un macho de roscar en el interior de la cabeza del tornillo y procedimos a atornillar un tornillo pasante del mismo diámetro que la tosca que habíamos creado, de esta manera con unos movimientos suaves de atornillado, conseguimos descementar el pilar del puente y recuperar el pilar indemne. (Figuras 8, 9, 10, 11 y 12).

Una vez solicitado al fabricante el tornillo similar al fracturado, atornillamos el pilar al implante, con una fuerza de 35 N/cm  (Figura 13).

El puente tuvo que ser cortado, para realizar un nuevo puente protésico, debido a la mesialización del pilar posterior, pues el paciente había estado demasiado tiempo sin que se le solucionase el problema, debido a que no habían podido varios profesionales consultados retirar el fragmento de tornillo roto en el interior del implante.