Amputación radicular: extirpación de una raíz de una pieza dental multirradicular

Se define la amputación radicular o radiculectomía como la extirpación de una raíz de una pieza dental multirradicular, dejando la corona intacta y soportada por el resto de rices remanentes.

En la actualidad, no son muchas las referencias bibliográficas sobre este tratamiento, sin embargo, creemos que es una alternativa válida en casos de fractura radicular vertical de dientes multirradiculares.

INDICACIONES DE LA HEMISECCIÓN RADICULAR

1. Solución a un problema protésico:

  • Por pérdida de las estructuras de soporte de los pilares de una prótesis fija.
  • Por la aparición de una caries que invade la furca.

2. Solución a un problema de enfermedad periodontal, p.e. lesiones de furca.

3. Soluciones a un problema endodóntico:

  • Por fracaso del tratamiento de conductos previo.
  • Reabsorción radicular.
  • Por una complicación de procedimiento endodóntico, p.e. perforación radicular.

4. Solución a una fractura radicular vertical en dientes multirradiculares.

El caso clínico que vamos a presentar es el de un molar superior derecho, con patología inflamatoria-infecciosa periapical y periodontal de un primer molar superior derecho, rehabilitado con una prótesis fija de metal cerámica, las primeras tres imágenes corresponden al estudio radiográfico del caso, una de ellas con una punta de gutapercha utilizada como material de contraste para la fistulografía. (Figuras 1, 2 y 3) 

La figura 4, nos demuestra el problema que ya habíamos diagnosticado, con todas sus consecuencias, es decir fractura vertical de la raíz mesiovestibular del primer molar superior derecho 1.6, que exige hoy por hoy la exodoncia y que es bastante frecuente desde la utilización de técnicas de endodoncia mecánicas  rotatorias de conicidades importantes, aparente aumento del bruxismo, etc

Las figuras 5, 6, 7, nos enseñan la técnica quirúrgica utilizada, es decir una técnica lo más atraumáticamente posible, con casi muy poco a nada de ostectomías y si odontosecciones de fragmentos de la raíz a exodonciar.

Figuras 8 y 9: Lo que es sumamente importante, es sellar el suelo de la cámara pulpar, “a retro”, en este caso esto lo hemos realizado con amalgama de plata, como si de una obturación de una raíz que va a estar en contacto con un epitelio de la mucosa oral queratinizado, que en realidad es lo que ocurrirá cuando cicatrice la herida quirúrgica y desaparezca el proceso inflamatorio.

La figura 10 es la radiografía periapical posterior al tratamiento.

Hoy en día se optaría en primer lugar por exodonciar la pieza y proponer un tratamiento con implantes, pero eso supondría en este caso una elevación de seno maxilar, biomateriales, etc.

Si bien no son muy frecuentes los casos en que esté indicada la técnica de amputación radicular en este caso la raíz palatina y la distal, pueden ser suficientes para mantener en buen estado eta pieza, creo que siempre debemos individualizar nuestras indicaciones terapéuticas y ofrecer lo que creemos mejor para nuestros pacientes.