Prótesis completa fija sobre implantes

En este siguiente caso con el verano de cara y para refrescarnos de las ideas preconcebidas, muchas de ellas transmitidas a lo largo de artículos científicos publicados y libros de prótesis sobre implantes, presentamos un concepto diferente de prótesis completa fija implantosoportada que, en opinión del autor, viene a solucionar muchos de los problemas de este tipo de prótesis.

Decirles de antemano a mis queridos lectores y/o seguidores que el autor (yo mismo) no es un estricto especialista en Prótesis, con lo que algunos de los conceptos y técnicas utilizadas en este artículo quizás no sean del todo “ortodoxas” según ya he comentado algunos conceptos muy arraigados en nuestra práctica, pero a mí me parece esta técnica lo suficientemente interesante como para tenerla en cuenta en algunos casos, debido a su sencillez y efectividad y sus muy buenos resultados, vamos a comentar el caso…:

Paciente de 70 años de edad que presenta una situación de ausencia total de dientes en la arcada superior y que no se ha acostumbrado  a utilizar una dentadura completa removible convencional (Figuras 1 y 2) Como podemos ver el hueso remanente no es excesivamente abundante ni en cantidad ni en calidad.

Debido a patologías asociadas, como anticoagulantes, etc, realizamos una cirugía mínimamente invasiva, con dos colgajos con mínima desperiostización y la colocación de seis implantes muy autorroscantes y de espiras profundas en el tercio apical que va alojado en hueso medular, intentando aprovechar al máximo el poco hueso disponible con el mínimo de traumatismo quirúrgico (Figuras 3-7), observen que los dos implantes más distales se anclan en las paredes anteriores de ambos senos maxilares (Figuras 6 y 7).

Transcurridos unos 3 meses de la primera cirugía, procedemos a colocar unos pilares mecanizados de Titanio (Figura 11), que ya no retiramos durante las siguientes pruebas del procedimiento protésico y cubrimos con algún composite o resina provisional durante las pruebas. Es decir sobre esos 6 pilares tomamos impresiones que vaciamos en yeso y ponemos unas “almas” de alambre de 0,7mm para durante el vaciado en yeso no se rompan los pilares y encargamos una estructura metálica esquelética en panal de abeja con un espacio alrededor de los pilares de 1 mm aproximadamente para que la estructura entre y salga con facilidad y procedemos a la prueba sencillísima del metal y a la mordida en cera para las relaciones intermaxilares (Figuras  8-14).

En el siguiente procedimiento después de una prueba de montaje de dientes, es el enmuflado y acabado de la prótesis completa que en su interior aloja la estructura metálica que le da resistencia sobre todo para las elevadas fuerzas masticatorias que tienen lugar sobre los implantes y con seis perforaciones en las que entran los pilares de titanio que tenemos atornillados directamente a los implantes, y que son antorrotatorios y que pueden ser con sellado cónico si el diseño del conjunto implante-pilar ha sido elegido de ese tipo, para mejorar el sellado de la conexión protésica. (Figuras 15-23).

Después de comprobar que la prótesis entra y sale fácilmente, es decir sin ninguna fricción sobre los pilares y por lo tanto sin tensión, procedemos después de realizar unas muescas retentivas con la turbina en los pilares de titanio, a cementar con resina de prótesis autopolimerizable que introducimos en los orificios de la prótesis y asentamos la prótesis en boca para esperar al fraguado de la resina, cosa que también se podría hacer con un cemento de resina de automezcla de polimerización dual (Figuras 24-27), dejando las chimeneas de los tornillos de prótesis, accesibles para que pueda ser desmontada, recortados sus exceso y pulidos y revisar algún decúbito si se produce. (Figuras 28-30).

Comentarios:

En prótesis sobre implantes no siempre es posible realizar una rehabilitación con estructuras metálicas realizadas con CAD-CAM, que por otra parte nunca tienen un perfecto ajuste en casos de implantes múltiples y mucho menos si son de sellado cónico. Estas estructuras siempre generan tensiones al ser atornilladas., aparte de tener un coste elevado o muy elevado. Las estructuras realizadas por colado, aún adolecen de muchos más defectos por la misma técnica y las contracciones y tensiones del metal al ser colado. Por otra parte estas estructuras cuando son utilizadas con el concepto de prótesis “hibridas”, adolecen de presentar demasiadas visitas para soluciones problemas como el despegamiento de las finas láminas de dientes que se tienen que utilizar y que todos conocemos. Con la técnica propuesta el accidente de que se rompa un diente acrílico total a o parcialmente, se minimiza dado que el diente va anclado como en una prótesis completa convencional.

Esta prótesis que se cementa en boca, es un concepto de prótesis cemento-atornillada, que tiene realmente ajuste pasivo y que puede ser desmontada cuando se necesite con facilidad, tanto en implantes de conexión externa como interna siempre que exista cierto paralelismo entre los implantes. En su caso se podrían utilizar pilares angulados y/o interfases tipo “multiunit”, con el mismo concepto. La ventaja de este caso, es que solo necesitamos retirar 6 tornillos para desmontar y lo que es más importante, que los pilares son de titanio y tienen unos ajustes de fabricación con los estándares que corresponden a la fabricación de los mismos implantes y a la técnica del mecanizado de precisión, con estos ajustes se minimiza la contaminación de la unión implante-pilar, con las consecuencias de reabsorción de hueso periimplantario, malos olores al desmontar y se reduce el riesgo de mucositis y periimplantitis .

Obsérvese que no se realiza ningún colado que tenga que “ajustar más o menos” sobre los implantes, ni se han tomado impresiones con transfers a los implantes, por lo que se han minimizado los micromovimientos durante las fases de cicatrización.