Frenectomías, técnicas quirúrgicas

Vamos a tratar en esta ocasión diferentes procedimientos quirúrgicos para la eliminación de frenillos o bridas, o tractos fibrosos que producen en el ser humano diferentes tipos de patologías, sobretodo relacionadas con alteraciones de lesiones periodontales tipo retracciones gingivales, pero en ocasiones también con la movilidad lingual, diastemas interincisivos y posibles interferencias en el funcionamiento de prótesis removible, generalmente prótesis completas.

En las imágenes 1-13, podemos ver paso a paso la técnica utilizada para la plastia y eliminación de un frenillo lingual, que en determinados casos podría ser causa de interferencias en la pronunciación de ciertas sílabas, sobretodo linguopalatales como la “R”. Se trata de un cordón o brida fibrosa que va desde cerca de la línea media mandibular a la lengua y que en el caso de ser corto, limita los movimientos linguales y por ese motivo interfiere en el habla y a veces es un logopeda el que nos solicita la frenicectomía, pero generalmente por sí misma la intervención no suele ser suficiente para corregir el problema de logopedia y el paciente deberá seguir con la reeducación del lenguaje.

Después de una infiltración anestésica para lo que nos ayudamos de una gasa para traccionar de la punta de la lengua (figuras 8 y 9), procedemos a una técnica de plastia en “V” “Y”, que consiste en hacer un corte horizontal con una tijera recta y muy bien afilada, seccionando los tractos fibrosos, y traccionando verticalmente, damos un primer punto de un extremo al otro de la incisión y dejamos este punto largo para traccionar y poder realizar con más comodidad el resto de puntos de sutura (figuras 10-14).

Las figuras 15-18 nos muestran una técnica parecida para la eliminación del frenillo labial superior, los detalles son: basándose en una  plastia en “V” “Y” igual que en el caso anterior, debemos despegar y desinsertar los tractos fibrosos unidos al hueso maxilar superior ayudándonos de un pequeño periostiotomo y con un bisturí del nº 15 eliminar el tejido fibroso interincisivo  para dejarlo que cicatrice por segunda intención (figuras 17 y 18).

Las figuras 6, 20 y 21 nos muestran la técnica de plastia en “V” “Y en el mismo paciente, para corregir un frenillo labial inferior de pequeño tamaño y que por el momento estaba causando muy poca patología, pero si el caso es como el siguiente que presentaremos, preferimos la técnica que expondremos a continuación de plastia en “Z”.

En las imágenes 22-31, exponemos detalladamente como se realiza la técnica de plastia para corregir-eliminar un frenillo que está empezando a producir una patología de retracción gingival a nivel vestibular de los incisivos centrales inferiores, remarcar que si la retracción es importante, la frenicectomía por sí misma no corregirá el problema y nos deberemos ayudar de otras plastias y/o injertos para solucionar el caso, además de la plastia. Se realiza in corte vertical a lo largo del frenillo traccionando al mismo tiempo del labio (también nos podemos ayudar de una gasa para que no se nos resbale) y después hacemos en los extremos dos incisiones a 60 grados de inclinación, después debemos liberar ambos colgajos de su base para que puedan rotar y a la vez cortamos las inserciones fibrosas, lo hacemos con tijera y/o bisturí, para posteriormente intercambiar los colgajos y ayudados por 2 puntos de ´”ángulo”, conseguir una trasposición de las fibras y un fondo de vestíbulo mucho más profundo y uniforme que no causará patología a la encía insertada (figuras 26-31).

Como comentario a las técnicas descritas, puedo decir que después de haber utilizado en varias ocasiones el láser quirúrgico para realizar las incisiones, no he podido observar ventajas en la utilización de este tipo de energía para estas técnicas, complica bastante su realización a una técnica  que de por sí es bastante sencilla, por las protecciones que debemos tomar (gafas, etc) y el coste mucho más elevado, sin en mi opinión aportar ningún tipo de ventaja o mejoría en los resultados.