Paciente con poca altura ósea para una rehabilitación sobre implantes

Vamos a presentar en este primer caso del mes de junio la situación bastante frecuente en la que el paciente tiene poca altura ósea para una rehabilitación sobre implantes y sin embargo presenta una anchura que permite la colocación de implantes.

En esta situación que habitualmente se presenta por debajo del seno maxilar y en algunas ocasiones por encima del nervio dentario inferior a nivel de la rama mandibular horizontal, como veremos en un segundo caso que presentaremos.

La definición de implantes «cortos» es polémica ya que algunos autores consideran como «corto» aquellos cuya longitud oscila entre los 7 y 10 mm mientras otros autores consideran «corto», aquellos cuya longitud es ≤8 mm.

El papel del diámetro del implante es menos conocido, ya que pocos estudios aíslan este parámetro para encontrar la relación directa con la osteointegración y el éxito terapéutico.

La mayoría de los clínicos tienden a compensar la escasa longitud de un implante, utilizando un mayor diámetro en el mismo. No resulta fácil hablar de longitud del implante, sin tener en cuenta la influencia del diámetro.

Según algunos autores, los implantes estrechos, cortos y en una cresta delgada, se deben evitar, especialmente en hueso de baja densidad (D3-D4). Volviendo a centrarnos en la longitud del implante, nos basaremos en la definición de «implante corto» que hacen Renouard F y Nisand D.): Aquel cuya longitud intrahueso es = 8 mm.

Entre las alternativas para los implantes cortos, están los implantes pterigoideos, los implantes inclinados («titled implants»), o la técnica «all on four¨

En 2009,Marco Espósito y cols concluyen que: «Diversas técnicas pueden aumentar el hueso en dirección horizontal y vertical, pero no está claro cuál es la más eficiente. Los implantes cortos parecen ser una mejor alternativa al injerto óseo vertical

Hace tan solo 10 años, un plan de tratamiento que contemplase colocar implantes de 6-7 mm era impensable.

Entrando ya en la descripción del caso, en el que se combina un implante corto y unos implantes inclinados, las figuras 1, 2 y 3, nos enseñan el estudio del caso radiológicamente, con una OPG y un CBCT.

Las figuras 4, 5 y 6, son las intraorales, con boca abierta y boca cerrada, para valorar la altura protésica disponible.

Las figuras 7, 8 y 9 nos muestran como nos hemos ayudado de una técnica auxiliar de expansores, para colocar los implantes inclinados de la zona anterior del  cuadrante 2, minimizando así el riesgo de lesionar la raíz del canino y de perforar el seno maxilar

En las figuras 10, 11, 12 y 13 observamos el implante corto utilizado, en este caso un implante de 6mm de largo y 8 mm de diámetro, en su fase de inserción y con las tapas de cicatrización.

La figura 14, enseña la colocación de los implantes del mismo caso en el primer cuadrante, y la figura 17 es la radiografía de dicho implantes, siendo el posterior un implante de 8mm de largo y de 5 mm de diámetro, y hemos realizado en este lado una técnica de elevación atraumática del seno maxilar.

La figura 15 y 16, corresponden a las radiografías periapicales intraoperatorias, de los implantes, nótese como el implante inclinado va tangencial y muy cerca de la pared anterior del seno maxilar y como el implante posterior, queda alojado en el poco hueso existente, con un apoyo tricortical.

Por último, las figuras 18, 19 y 20, nos enseñan los pilares mecanizados tallados para la realización de una prótesis cementada.