Tumores de glándulas salivales I: Adenoma Pleomorfo

31 Mar Tumores de glándulas salivales I: Adenoma Pleomorfo

 

Actualizamos y repasamos algunos conceptos relativos a los tumores de las glándulas salivales y específicamente a uno de los más frecuentes: el adenoma pleomorfo.

Como decíamos, es el tumor de glándulas salivales más frecuente, es benigno y consiste en células epiteliales en una matriz mucoide, mixomatosa o tejido condroide. El término pleomorfo hace referencia a la amplia variedad de apariencias histológicas.

Cuando están localizados en la parótida separan y levantan el pabellón de la oreja y distienden la piel, la compresión del nervio facial provoca dolor en ocasiones. Cuando se origina en una glándula accesoria, su crecimiento provocará aumento de volumen de la zona y en raras ocasiones dolor por compresión nerviosa.

Por lo general es un tumor único, de límites bien definidos, encapsulado, a la palpación es de consistencia firme, y frecuentemente es multilobulado.

Este tumor está constituido por la diferenciación de varios elementos contenidos en la glándula salival: células epiteliales y mesenquimatosas. La célula mioepitelial es la causa de la diversidad morfológica de las células que componen la estructura microscópica del tumor, incluyendo la presencia de áreas fibrosas, mucinosas, condroides y óseas. La célula de reserva del conducto intercalado puede diferenciarse en células ductales y mioepiteliales y que, a su vez, el tejido tumoral puede presentar metaplasia mesenquimal.

Cuando afecta a glándulas salivales accesorias intrabucales pocas veces tiene tamaño mayor de 1 a 2 cm de diámetro, aunque pueden encontrarse tumores de hasta 6 ó 7 cm. Este tumor provoca dificultad en la masticación y en ocasiones el paciente se queja de dificultad al hablar.

Los sitios intrabucales más afectados son el paladar y el labio. Aproximadamente el 85% de los adenomas pleomorfos se encuentran en las parótidas, 8% en la glándula submandibular y 7% en glándulas menores.

Los adenomas pleomorfos son de forma ovoidea, la superficie externa generalmente es lisa pero también puede ser rugosa, los tumores son de color blanco-grisáceo, algunas veces son masas de consistencia semidura y suelen ser nódulos únicos, aunque en ocasiones son multilobulados.

No hay signos que diferencian de manera precisa el adenoma pleomorfo de otros tumores salivales, por lo que el diagnóstico de presunción nos lo dará la exploración del paciente, y el definitivo la histología de la lesión.

Os dejamos algunas imágenes de adenoma pleomorfo para que lo tengamos siempre presente, y no olvidéis que, como dice un célebre aforismo, no se diagnóstica lo que no se conoce.

 

Dr. Daniel Torres
Dr. Daniel Torres

Doctor en Odontología, Máster en Cirugía Bucal y Máster en Ensayos Clínicos por la Universidad de Sevilla. Actualmente ejerce como Profesor Titular de Cirugía Bucal y como Codirector del Máster Universitario de Cirugía Bucal en la Facultad de Odontología, Universidad de Sevilla. Forma parte de la European Board of Oral Surgery y es Vicedecano de Gestión Clínica de la Facultad de Odontología de Sevilla y Vicepresidente de la Sociedad Española de Cirugía Bucal. El Doctor Torres es autor de numerosos artículos de Cirugía Bucal en revistas nacionales e internacionales y de múltiples capítulos de libros de la especialidad. Ha realizado múltiples ponencias en Congresos nacionales e internacionales y ha sido dictante de múltiples Cursos, conferencias y seminarios sobre cirugía bucal. Actualmente ostenta el Premio de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Cádiz y es autor de los libros Tumores Odontogénicos y La Clorhexidina en la prevención de la alveolitis en el postoperatorio de los terceros molares retenidos. Coautor del libro El tercer molar incluido. Además es miembro de número de SECIB, SEPES y SEPA y Miembro fundador del SCO.

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.