Sobre la integridad mecánica de los implantes dentales

06 Sep Sobre la integridad mecánica de los implantes dentales

Las complicaciones asociadas con los implantes dentales pueden conducir al fracaso del implante y a su pérdida. Una forma de clasificar estas complicaciones es por su origen. aunque en este post nos centraremos en un segundo grupo de complicaciones mecánicas.

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9673201 

Este término cubre daños mecánicos en general, tanto del implante, como de la supraestructura que asienta sobre él, englobando la fractura del implante (Figura 1), la fractura del tornillo de prótesis (Figura 2), así como la fractura de la prótesis (Figura 3).

La fractura del implante se considera una complicación severa, que requiere la extracción del mismo, así como parte del hueso de soporte. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/20636731

Distintos estudios, con períodos de seguimiento de 5 y 10 años, informaron de una alta incidencia de tales complicaciones mecánicas, con una tasa de complicaciones a los cinco años que van desde 16,3% a 53,4%. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24660206.

La fractura del tornillo se encuentra comúnmente con una tasa de fractura a los 5 y 10 años de 9.3% y  18.5%, respectivamente. La fractura del implante se considera una complicación grave pero rara, con una tasa de complicaciones a los 5 años de hasta un 4%.

En el estudio retrospectivo a largo plazo sobre el estado de 1.325 implantes, después de un seguimiento de 29 años, realizado por Dhima et al http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/23889912, los autores observaron más complicaciones mecánicas que biológicas. Más de la mitad de los implantes (58%) sufrieron al menos un accidente mecánico.

Mientras que se informa de un tiempo promedio de 5 años para la aparición de las complicaciones biológicas, este lapsus es de 7,6 años para las de complicaciones mecánicas. Esto podría ser una explicación de por qué las complicaciones biológicas parecen ser más prominentes. Además, generalmente, este tipo de fracasos no se divulgan en la literatura.

La naturaleza dependiente del tiempo de las complicaciones mecánicas en implantología recuerda inmediatamente dos mecanismos clásicos de fracaso: corrosión o fatiga (estrés) http://www.springer.com/gp/book/9788847023352.

Por desgracia, el análisis detallado de los fracasos de implantes dentales son absolutamente raros en el ámbito dental y en la literatura biomecánica, algo que no ocurre en otros sectores. Cabe señalar que la extracción de los implantes fracturados es un procedimiento quirúrgico complejo, y es muy posible que durante el mismo, la superficie de los implantes, que es esencial para el análisis de la fractura, sea a menudo dañada o incluso destruida como resultado del procedimiento quirúrgico.

No obstante, disponemos de algunos estudios en esta línea, como el realizado por Shemtov-Yona  y Rittel http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S135063071400003X, en el que realizaron un examen sistemático de la superficie de implantes fracasados (n=18) que reveló una conexión definitiva entre partículas de cerámica incrustadas como resultado de residuos de los diversos tratamientos de superficie y la generación de grietas.

Como se mencionó en la introducción, el paradigma aceptado es que la fractura de un implante es un evento inusual y por lo tanto rara vez se informa o discute en la literatura, mientras que realmente este hecho afecta e involucra sobremanera tanto a fabricantes como a clínicos.  

La revisión y monitorización estructural de implantes dentales, un proceso que se desarrolla cada vez más, por ejemplo, en la industria aeronáuticas, es prácticamente desconocido en la comunidad dental. Esto debería realizarse sobre los implantes retirados, incluso cuando la causa de retirada sea una complicación biológica. Como resultado, es un tema de permanente discusión si las fijaciones implantadas se están deteriorando sin conocimiento del dentista, hasta que éstos se rompen de manera clara. 

Shemtov-Yona y Rittel http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26056998 abordaron este tema, y sobre una cohorte de 100 implantes dentales que fueron extraídos de la mandíbula por razones biológicas (ninguno de ellos estaba realmente roto o visiblemente dañado a simple vista). Más del 60% de los implantes escaneados contenía defectos análogos a microfisuras y fisuras completamente desarrolladas. Además, se observó una alta incidencia de las partículas incrustadas en estrecha relación con los defectos. Esto refuerza aún más el papel de las partículas sobre la generación de defectos, algunos de los cuales pueden desarrollarse más tarde en grietas completas.

En el estudio se observó que los implantes de CP-Ti (Titanio tipo IV) contenían más defectos y grietas que el Ti-6Al-4V (Titanio tipo V). Esto pone de relieve la importancia de las consideraciones de selección de materiales.

Dr. Daniel Torres
Dr. Daniel Torres

Doctor en Odontología, Máster en Cirugía Bucal y Máster en Ensayos Clínicos por la Universidad de Sevilla. Actualmente ejerce como Profesor Titular de Cirugía Bucal y como Codirector del Máster Universitario de Cirugía Bucal en la Facultad de Odontología, Universidad de Sevilla. Forma parte de la European Board of Oral Surgery y es Vicedecano de Gestión Clínica de la Facultad de Odontología de Sevilla y Vicepresidente de la Sociedad Española de Cirugía Bucal. El Doctor Torres es autor de numerosos artículos de Cirugía Bucal en revistas nacionales e internacionales y de múltiples capítulos de libros de la especialidad. Ha realizado múltiples ponencias en Congresos nacionales e internacionales y ha sido dictante de múltiples Cursos, conferencias y seminarios sobre cirugía bucal. Actualmente ostenta el Premio de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Cádiz y es autor de los libros Tumores Odontogénicos y La Clorhexidina en la prevención de la alveolitis en el postoperatorio de los terceros molares retenidos. Coautor del libro El tercer molar incluido. Además es miembro de número de SECIB, SEPES y SEPA y Miembro fundador del SCO.

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.