Prótesis dentales y lesiones orales

01 Ago Prótesis dentales y lesiones orales

La reposición de dientes perdidos o ausentes mediante prótesis, tanto fija como removible, devuelve diversas funciones fisiológicas como la masticación, la deglución y la fonación, y también mejora la apariencia física y estética de nuestros pacientes. Debemos estudiar y personalizar cada caso,  pero la colocación de las prótesis dentales puede originar diferentes respuestas de la mucosa oral. Pueden ser debidas tanto a factores mecánicos como a factores químicos e incluso microbiológicos. Estas lesiones pueden aparecer y evolucionar tanto de forma aguda como crónica. Una vez aparecen debemos detectarlas y establecer las medidas necesarias para eliminarlas o al menos minimizar sus efectos, si no es posible una corrección total. En cada tipo de prótesis fija, removible, implantosoportada y mixtas encontramos diferentes elementos y componentes los cuales debemos de diseñar con una correcta armonía entre ellos y con la cavidad oral para no provocar futuros problemas en nuestro tratamiento. Nuestros tratamientos requieren en primer lugar,  un meticuloso estudio de cada caso, una correcta planificación y diseño del tratamiento, así como la elección de los sistemas y materiales más apropiados. Una vez que la prótesis se encuentra en la cavidad oral para restituir las funciones para las que se ha planificado, es preciso dar a los pacientes instrucciones detalladas de su uso y un requisito indispensable es proporcionales la información e instrucciones necesarias para su correcto mantenimiento. Cabe destacar la importancia de instruir convenientemente al paciente en un cuidado e higiene constantes. Pero a pesar de todo lo anterior en muchas ocasiones nos encontramos con la aparición de lesiones o alteraciones en la mucosa oral debidas a las prótesis dentales, tanto recientes como antiguas. En unas ocasiones su etiología será debida al traumatismo de un mal ajuste o diseño que no consigue transmitir de forma homogénea las fuerzas oclusales. En otras ocasiones serán los elementos químicos que componen los diferentes elementos protéticos los responsables de reacciones mucosas. Por último, otro factor involucrado serán las condiciones nuevas en la microflora que pueden aparecer a partir de esta nueva situación, en la que introducimos en la cavidad oral elementos ajenos a ella. Las lesiones más frecuentes en mucosas originadas por las prótesis dentales son las siguientes:

Lesiones erosivo-ulcerosas: son las más frecuentes, sobretodo en prótesis removibles, debidas a decúbitos, desajustes, exceso de movilidad, etc. Pueden comenzar con la atrofia, el siguiente grado de la lesión es la erosión y puede dar alguna sintomatología dolorosa. Por último nos encontramos con la úlcera, lesión ya dolorosa y su tamaño puede ser variable dependiendo de las fuerzas que la originan y del tiempo de evolución de la misma. Suelen ser de origen traumático y son fácilmente reconocibles en el examen intraoral. Son más frecuentes en personas de edad avanzada. Si se elimina la causa desaparecen en unos días, generalmente menos de dos semanas.

Estomatitis protésica: Clínicamente se presenta como una mucosa eritematosa y atrófica en la zona donde apoya la base de una prótesis removible, tanto parcial como completa, metálica o acrílica. Es mucho más frecuente en el paladar. Pueden presentar sensación de quemazón y picor. Se sabe que su etiología es multifactorial, influyendo diferentes factores como la mala higiene, el uso de las prótesis durante el sueño, los traumatismos repetidos y la colonización por hongos de las mucosas, principalmente por Candida albicans.

Hiperplasia papilar: ( papilomatosis por dentadura protésica) . Suele ser una evolución de la estomatitis protésica mencionada anteriormente. Aparece entre la cuarta y la sexta década de la vida. Se caracteriza por presentar la mucosa bucal unos nódulos aframbuesados de 2-4 mm en eritematosos e hiperplásicos, situados bajo la base una prótesis removible generalmente muy antigua y por lo tanto mal ajustada, junto con una deficiente higiene. Al igual que en la estomatitis protésica el paciente puede presentar picor y quemazón en la zona aunque en muchos casos es también asintomática.

Estomatitis de contacto: Es una lesión mucho menos frecuente de lo que cabría suponer en un primer momento. Cuando aparece se manifiesta por un edema, eritema y tumoración, presentando una sintomatología de quemazón, sensibilidad al tacto y a los cambios de temperatura tanto al frío como al calor. Las zonas más afectadas son la mucosa gingival y los labios. Su causa más frecuente es la presencia de monómero residual del acrílico. Aunque no debemos olvidar que también puede estar causada por sensibilidad a diversas sustancias tales como alimentos, medicamentos, materiales y aparatología odontológicos.

Reacción liquenoide: Lesión generalmente asintomática caracterizada por la presencia de una lesión blanca con estriaciones en la mucosa próxima a una restauración metálica. Clínicamente es indistinguible de las lesiones causadas por el liquen plano oral.

Hiperqueratosis friccional: Es una lesión blanca que no se desprende al raspado. No es un proceso malignizable y microscópicamente es indistinguible de otras lesiones blancas como por ejemplo la leucoplasia.

Granuloma telangiectásico: Clínicamente es una lesión rojiza sobreelevada de base ancha mal delimitada de consistencia blanda lisa o rugosa. Si es grande suele ulcerarse, asintomático y de fácil sangrado, en su aparición pueden influir márgenes desbordantes de coronas el cálculo o cuerpos extraños. Su tratamiento consiste en la extirpación y biopsia de la lesión, junto con un buen legrado de la zona para evitar recidivas.

Épulis fisurado: Se considera como una lesión hiperplásica inflamatoria reactiva. A la exploración se aprecia nódulos en forma de pliegues y de tamaño variable. Suele corresponder con aletas de las prótesis que no ajustan bien. Su localización más frecuente es la encía vestibular. Generalmente es asintomático, a pesar de poder alcanzar un tamaño considerable, y a diferencia del granuloma telangiectásico no sangra con tanta facilidad.

Hiperplasia fibrosa: Aparece como una tumoración asintomática de consistencia firme de crecimiento lento y tamaño variable, originada por un traumatismo continuado o por hábitos de succión anómalos. Se trataría una evolución del granuloma telangiectásico que se ha ido fibrosando.

Pigmentaciones o tatuajes: Suelen deberse a la vehiculización de elementos metálicos durante el tallado de dientes o al realizar ajustes de márgenes u oclusión. Pequeñas fracciones metálicas salen despedidas y se introducen en el tejido conjuntivo próximo. La mucosa adquiere un color grisáceo-negro-azulado por los sedimentos. Generalmente es la encía la mucosa más afectada.

La mayoría de las lesiones que hemos comentado tienen un diagnóstico similar, fundamentalmente clínico, basado en la anamnesis, la inspección intraoral y la palpación, valorando su localización, el tipo de lesión, su tamaño, su color, su consistencia y su evolución. Aunque en ocasiones tendremos que recurrir a la biopsia.

Prácticamente todas ellas corresponden a un patrón de causa efecto y tienen un buen pronóstico. Es importante su temprana localización para que no evolucionen hacia estadios más graves. Una vez identificada la lesión la primera medida que tomaremos será la eliminación del factor etiológico, que como hemos visto suele ser el traumatismo repetido de una base protésica sobre la mucosa oral, mediante la retirada durante un tiempo de la prótesis. Si bien en la mayoría de los casos es preciso recurrir a la realización de prótesis nuevas, que presenten un ajuste mayor a dientes y mucosa. En cualquier caso es imprescindible instruir al paciente para que mantenga una muy buena higiene tanto de su prótesis como de sus dientes naturales. Deberemos tratar la sintomatología si la hubiere con la administración de analgésicos por vía sistémica y antisépticos tópicos, del tipo de la clorhexidina en colutorio y/o gel, si es preciso. En los casos de la presencia de lesiones de tipo hiperplásico como la hiperplasia papilar inflamatoria, el granuloma telangiectásico, el épulis fisurado, y la hiperplasia fibrosa, procederemos a su eliminación quirúrgica, seguida de un buen legrado y la realización de histopatología de la muestra. Ante la presencia de una estomatitis protésica o de una hiperplasia papilar inflamatoria, además de las medidas anteriormente citadas deberemos recurrir al empleo de antifúngicos locales como la nistatina o el miconazol en colutorios, geles y comprimidos. Tras ello deberemos realizar un buen seguimiento de la evolución de las lesiones.

Por último será necesaria la colaboración del paciente para que mantenga unos buenos hábitos de higiene, para que no utilice la prótesis mientras duerme y para que acuda a revisiones periódicas de control, tanto del estado de sus prótesis como de sus mucosas. Habitualmente las zonas de la mucosa más afectadas suelen ser las que están en contacto con las partes más difíciles de limpiar de las prótesis, como la superficie interna de la base o conector mayor y los ganchos de las prótesis.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Carreira Piloto V, Almagro Urrutia ZE. La estomatitis subprótesis en pacientes desdentados totales. Rev Cubana Estomatol. 2000.
  2. Shulman JD, Beach MM, Rivera-Hidalgo F. The prevalence of oral mucosal lesions in U.S. adults: data from the Third National Health and Nutrition Examination Survey, 1988-1994. J Am Dent Assoc. 2004.
  3. Moreno JA, Montoya AF, Gómez DP, Arboleda A, Zea FJ, Agudelo AA. Oral health profile and denture status of bimaxillary edentulous patients assisted at Universidad de Antioquia’s School of Dentistry: A pilot study. Rev Fac Odontol Univ Antioq. 2014.
  4. Gutiérrez M, Sánchez Y, Castillo Y. Lesiones en la mucosa oral de pacientes mayores de 60 años y portadores de prótesis. CCM. 2013.
Dra. Ana Raspall
Dra. Ana Raspall

Licenciada en Odontología, Máster en Estética Dental y Profesora de Odontología Integrada Universidad Internacional de Cataluña Compagina su actividad profesional como especialista de Estética, Cirugía y Prótesis Dental en diversas clínicas privadas de Barcelona con numerosos cursos de formación continuada. La Doctora Ana Raspall es Licenciada en Odontología por la Universidad Internacional de Cataluña (UIC) y Posgraduada en Cirugía Bucal e Implantes por la misma universidad. Complementa sus estudios con un Máster en Estética Dental cursado en la Universidad de Barcelona (UB). Miembro activo de la SCOB – Societat Catalana d’Odontoestmatologia- y profesora en el área de Odontología Integrada de la Universidad Internacional de Cataluña dónde estudió.

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.