Relación con el paciente geriátrico en odontología
Autor:

Relación con el paciente geriátrico en odontología

El envejecimiento no es fenómeno exclusivo de las sociedades modernas, sino que ha estado presente en todas las etapas del desarrollo social, y ha sido de interés para la filosofía, el arte y la medicina de todas las épocas. Representa un proceso dinámico, progresivo e irreversible en el que intervienen múltiples factores biológicos, psíquicos y sociales.

Valoración

Cada vez más personas sobrepasan las barreras cronológicas que el hombre ha situado como etapa de vejez y que convierte al envejecimiento poblacional en uno de los retos más importantes para las sociedades modernas.

Por tanto resulta obvio plantear que la atención bucal de la población mayor de 65 años debe forma parte de la atención de salud del individuo. Los profesionales de la salud bucodental debemos estar atentos para poder atender a este grupo de personas ancianas cada vez más numerosas, y que pueden presentar tanto enfermedades orales específicas como múltiples enfermedades sistémicas que comprometen el estado de salud oral.

En el paciente geriátrico debemos tener presente que, en mayor o menor grado ocurre una disminución de la fuerza de contracción de los músculos y además existe la tendencia a una reducción de los órganos dentarios.

Las consecuencias de esta pérdida dental son graves, pues limitan la gama de alimentos a ser consumidos, además de trastornos digestivos frecuentes, se producen alteraciones en la estética facial, que tienen un gran impacto en la autoestima y la fonética.

Reemplazar los dientes perdidos tiene grandes beneficios para la salud y la apariencia. Una dentadura completa o prótesis total reemplaza todos los dientes naturales y le da soporte a los labios y carrillos, mejorando así la habilidad de hablar y comer. Pero hay que tener presente que el ajuste y la adaptación de la base a los tejidos se va perdiendo como producto del proceso de reabsorción propia y que las prótesis, al actuar mecánicamente sobre los tejidos, dan lugar a cambios de diversas índoles que están en relación con la capacidad reaccional de los tejidos y la forma de agresión que el aparato ejerza.

Este tipo de “efectos secundarios” producidos de la rehabilitación protésica pueden producir en el paciente geriátrico problemas tanto físicos (como problemas para comer, hablar, etc) como psíquicos. Antes de entender qué tipo de problemas psíquicos pueden sufrir estos pacientes debemos entender el por que y qué relación tiene con los profesionales de la salud bucodental.

Para ello primero necesitamos conocer la calidad de vida de este tipo de pacientes, tanto su situación socio-económica como su estado de salud general. Como profesionales de la salud oral estamos obligados a realizar una buena historia clínica en la que se englobe, no solo los problemas de salud oral sino también las distintas enfermedades sistémicas que pueda padecer el paciente, ya que esto nos ayudará a aplicar un tratamiento específico para cada paciente y nos evitará comprometer su salud general según las intervenciones clínicas que necesitemos realizar.

También debemos conocer la situación social del paciente geriátrico ya que muchas de estas personas viven solas o no cuentan con la ayuda familiar necesaria. Esto compromete al paciente ya que limita tanto su vitalidad como su capacidad para relacionarse a nivel social y puede afectarles psicológicamente cursando con estados depresivos u otras alteraciones. Es por ello que será necesario mantener conversaciones amenas y amables con estos pacientes para poder comprenderlos un poco mejor, aunque clínicamente estos datos no vayan a ser registrados, no debemos olvidar el trato humano. Además también nos ayudará a descubrir si padecen alguna enfermedad psíquica tal como Alzhéimer, Parkinson o Demencia entre otras, ya que normalmente a la hora de realizar la historia clínica no suelen incluirlas en el marco de enfermedades sistémicas.

Por otro lado debemos analizar la situación económica del paciente mayor, dado que en su mayoría suelen subsistir con pequeñas ayudas sociales que limitan mucho poder permitirse un servicio odontológico adecuado. Esto guarda relación indirectamente con la pérdida de piezas dentales, al no poder permitirse pagar los tratamientos que ayudan a mantenerlas en boca, y cuando acuden a consulta ya es directamente para rehabilitar, lo cual nos lleva al compromiso con las prótesis dentales en su mayoría removibles. Aquí es cuando entran los problemas de soporte por la pérdida de tejidos y sus consecuencias negativas para el paciente, ya que no podrá permitirse rehabilitaciones con soportes fijos ni volver a pagar una prótesis removible. Esto llevará al paciente geriátrico tanto a sufrir problemas masticatorios y del habla, ya sea por el ajuste de la prótesis o porque directamente no se la pueda poner, como a sufrir problemas psicológicos ya que se sentirán estafados o “mal tratados” por nuestra parte.

Esto último surge del hándicap que existe alrededor de la ética de la odontología como actividad médica independiente. La falta de aplicación de preceptos éticos en el ejercicio de la odontología, así como su ausencia en los currículos de las instituciones formadoras de profesionales de la salud bucal, ha generado mala práctica o deterioro de la imagen del odontólogo ante la sociedad.

La odontología es una disciplina relativamente joven que nació como parte de la medicina, de la cual no se ha podido separar de forma adulta para conseguir un lugar como una ciencia autónoma y respetable. Tal vez, sigue arrastrando sus orígenes como una actividad técnico-artística que, en sus inicios, era practicada de forma elemental, principalmente por barberos y algunos médicos. Probablemente ha sido esta historia la que, hasta la fecha, le ha impedido crear la imagen y el estatus que le corresponde como parte de las ciencias médicas.

Téc. Paloma Camacho

Técnico Superior y Experto en Higiene Bucodental por la Universidad de Sevilla y autora de “El Blog del Higienista Dental” .

Actualmente ejerce su profesión como higienista bucodental en el sector clínico privado. Autora deEl Blog del Higienista Dental lo crea en 2012 con la intención de orientar a compañeros profesionales de la higiene bucal. Además de ser colaboradora y autora de varios artículos en la web de PHB, ...

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Zambon
© 2014 Espidident.es. Todos los derechos reservados     Aviso Legal  Política de privacidad  Condiciones de Uso Política de cookies