Ácido hialurónico: el gran aliado en lesiones orales
Autor:

Ácido hialurónico: el gran aliado en lesiones orales

Son muchos y muy diversos los casos de lesiones orales en niños y adolescentes que se nos presentan en la práctica diaria. Como parte del equipo de profesionales de una clínica dental, debemos saber reconocer su etiología y en qué se diferencian. Cuáles son las condiciones en las que surgen e indicar al paciente como paliar sus síntomas. El Acido Hialurónico ha ido cobrando importancia e interés en el gabinete odontológico para tratar estos casos. Veremos a continuación las diferentes patologías orales en niños y adolescentes y el uso de esta sustancia cada vez más presente en este campo. 

Valoración

Los casos más comunes de lesiones orales tienen que ver con los piercings. En la actualidad, es una moda muy establecida entre los adolescentes. Podemos encontrar, de acuerdo a su localización, retracciones gingivales, aftas o lesiones en la lengua. En general, los síntomas remiten con la extracción del cuerpo extraño y con medicación oral y tópica.

Le siguen las lesiones causadas por la ortodoncia. Es muy frecuente hallarlas en la mucosa y en la lengua causadas por el roce de los brackets y aditamentos colocados según la mal posición de cada caso. Normalmente el uso de cera de ortodoncia, colutorios y geles tópicos de clorhexidina y/o acido hialurónico resuelven los síntomas.

Los traumatismos y las mordeduras del propio paciente en la zona anestesiada después de algún tratamiento también se presentan de forma frecuente. El tiempo de espera para la cura puede variar de un paciente a otro. Sin embargo, la mayoría de los casos remiten tras una semana y con casi el mismo tratamiento.

No obstante, existen otro tipo de alteraciones orales, que podríamos clasificar dentro un grupo de riesgo mayor a las citadas con anterioridad. Éstas están relacionadas, en la mayoría de los casos, con fármacos o factores genéticos. Si bien, las lesiones cursan con síntomas muy parecidos a los anteriores la etiología es diferente, por lo que la durabilidad depende directamente del origen y del tratamiento.

Como parte fundamental del equipo médico odontológico debemos reconocer los síntomas y las características de cada una de ellas, y lo más importante es generar a conciencia una correcta y completa historia clínica para la posterior interpretación por parte del odontólogo/estomatólogo. 

Alteraciones orales en niños y adolescentes

Enfermedad de Behcet: las ulceraciones orales recurrentes y dolorosas se presentan como síntoma inicial. Podemos encontrarlas más frecuentemente en el paladar blando y la zona orofaríngea. No es una enfermedad contagiosa y está catalogada como enfermedad rara. Es multisistémica presentando cierta predisposición genética. Además de las lesiones orales el paciente presenta lesiones en la región genital y en la úvea (capa vascular del ojo).

Estomatitis aftosa (EAR): los candidatos más frecuentes son los adolescentes y los niños. Se trata de una enfermedad inflamatoria multifactorial, pudiendo desencadenarse a raíz de cambios hormonales, estrés o irritación por ciertos alimentos. Las lesiones aftosas se localizan en el paladar, mucosa oral y dorso lingual.

Se diferencian tres tipos de estomatitis:

  1. Estomatitis aftosa recurrente menor o leve: ulceras de menos de 10mm.
  2. Estomatitis aftosa recurrente mayor o grave: ulceras que pueden alcanzar los 3 cm.
  3. Estomatitis aftosa recurrente herpetiforme: múltiples ulceras que varían de 2 a 3 cm.

Muguet: se trata de una micosis causada por el hongo Candida Albicans. Es frecuente en lactantes y en niños. La clínica se presenta como placas blanquecinas en la mucosa oral, paladar y lengua que se desprenden fácilmente con el raspado dejando una zona eritematosa muy peculiar. Puede cursar sin sintomatología o presentar xerostomía, pérdida del sentido del gusto, dolor al tragar, entre otras.

Queilitis angular: más conocida como “boquera”. Se localiza en las comisuras de los labios, siendo frecuente tanto en niños como en adolescentes. Se presenta como costras, fisuras y/o grietas. El hongo Cándida Albicans suele estar presente en algunos casos, así como Staphylococcus o Streptococcus. Hay casos en los que el déficit de vitamina B12 o la carencia de  hierro juegan un papel importante en su aparición.

Síndrome de Stevens-Johnson (SSJ):Es una reacción cutáneo-mucosa aguda a ciertos fármacos tales como algunos AINES, anticonvulsivantes y algunos antibióticos. Afecta a la mucosa oral y labial y a la zona perioral. Se trata de una enfermedad poco frecuente pero grave. La clínica presenta múltiples costras adheridas con sangrado espontáneo. Su aparición se produce al cabo de dos meses aproximadamente de la exposición al fármaco.

Enfermedad mano-boca-pie: como su nombre lo indica afecta a la mucosa oral y al mismo tiempo a las manos y los pies. Se trata de una enfermedad vírica y la clínica se presenta como ampollas que pueden evolucionar a úlceras profundas. Normalmente aparecen lesiones orales como primer síntoma y de 1 a 2 días después aparecen en las extremidades.

A pesar de las diferencias de estas lesiones en cuanto a la causa y al origen podemos decir que el dolor y las molestias que experimenta el paciente es lo que tienen en común. De nosotros, como higienistas bucodentales, depende saber aliviar ese dolor causado en la gran mayoría por ulceraciones que se irritan fácilmente con cualquier estímulo.

El acido hialurónico es una sustancia que ha demostrado ser eficaz en cuanto a la regeneración celular y de tejidos. Existen dos tipos; el que está presente de forma natural en nuestro organismo (por ejemplo en el líquido sinovial de las articulaciones) y es fabricado por el mismo, y el que se sintetiza en un laboratorio. Diversos estudios han demostrado que el cuerpo humano acepta ambos de la misma manera.

Normalmente, en la exploración, el paciente presenta dolor, irritación y escozor al contactar con las lesiones. Debemos aconsejarle evitar alimentos tales como cítricos (acido ascórbico), vinagre, mostaza, refrescos con gas etc., que puedan irritar aún más las lesiones. Si el paciente es fumador debemos aconsejarle retirar este hábito por unos días, aunque esta, no siempre es tarea fácil.

Las presentaciones de venta en farmacias del ácido hialurónico varían según los casos. Encontraremos colutorios, geles y sprays.

Normalmente, si las lesiones son muchas y están repartidas por varias zonas de la cavidad oral, recomendaremos al paciente realizar enjuagues durante 2 minutos aproximadamente después de la higiene bucal.

El spray es recomendable para pacientes con dificultad para acceder a las lesiones o en casos de disminución o discapacidad física. Suele recomendarse también cuando la rutina del paciente no permita usar otros formatos.

Por último, el gel,  se recetará en  aquellos casos en los que la lesión sea accesible y bien delimitada, como en los de las aftas por traumatismos o boqueras. Cabe destacar que el peso molecular del gel es superior al colutorio o al spray, por lo que las grandes lesiones y muy dolorosas responden mejor a este tipo de formato.

acido hialuronico1

Acido hialurónico en formato gel para aplicación tópica

Para que el tratamiento sea efectivo, se recomendará aplicar acido hialurónico después de las comidas, con una higiene oral previa y evitando ingerir alimentos o líquidos pasado un tiempo desde su aplicación. De esta manera, lograremos un mayor contacto de la sustancia con la mucosa para favorecer la regeneración de los tejidos y la curación de los mismos.

Consideraciones sobre el acido hialurónico:

  • Es muy bien tolerado por el organismo
  • Apto para niños y embarazadas
  • Tiempo de contacto con la mucosa para garantizar efectividad: 1-2 minutos
  • No presenta efectos adversos o contraindicaciones
  • Aunque se recomienda su uso después de las principales comidas para facilitar al paciente su aplicación, no existe una frecuencia de uso limitada.
  • Aunque es inocuo y su ingesta accidental no debe suponer ningún problema, no se recomienda el uso de acido hialurónico en colutorio a menores de 6 años.

 

¿Te ha parecido interesante este artículo?

¿Recomiendas el acido hialurónico a tus pacientes? ¿En qué casos?

¿Conoces algún caso de SSJ? 

 

Bibliografía

  1. Atlas de Patología oral en niños y adolescentes. Grupo2. Comunicación Médica S.L.2011.
  2. Manual del técnico Superior en Higiene Bucodental. Ed. Mad. S.L. 2005.
  3. La salud del bebé y del niño. Ediciones AKAL. H.Blume-2003
  4. Tratado de otorrinolaringología y cirugía de cabeza y cuello. Ed. Médica Panamericana. II ED. Tomo III.2008.
  5. Manual del residente en pediatría y sus áreas específicas. Guía formativa. Vol. 1. 1997.
  6. El Manual de Odontología. Ed. Masson. 2002.
  7. Niños sanos. Enf.Infantiles. Alimentación y Nutrición Infantil. J.V. López. 2009. Bibl.Nac.de Perú.
  8. Acido hialurónico en spray en las lesiones ulceradas orales. M.R.Uribe. Ed. EAE, 2011.
  9. Bioquímica. Ed. Médica Panamericana. Voet.Voet. 3º edición. 2004.
Téc. Marisol Bardaré

Técnico Superior en Higiene Bucodental. Creadora del blog “Cuidando tu Boca .

Actualmente ejerce su profesión en Barcelona, en el sector privado. Ha participado en numerosos cursos formativos acreditados de actualización en cirugía periodontal y maxilofacial, odontología preventiva y odontología estética.

Autora del artículo “Guía para Higienistas: Uso de la Clorhexidina” publicado en Gaceta Dental en 2012 y coautora de “Técnicas de cepillado dental” publicado en 2015 en la misma revista.

En mayo ...

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Zambon
© 2014 Espidident.es. Todos los derechos reservados     Aviso Legal  Política de privacidad  Condiciones de Uso Política de cookies