¡Con la F de Flúor! Nuestro mayor aliado contra la caries infantil
Autor:

¡Con la F de Flúor! Nuestro mayor aliado contra la caries infantil

En las últimas décadas, la prevalencia de caries en los niños ha disminuido en la mayoría de países industrializados. Esto se atribuye al empleo de flúor tanto sistémico (agua de consumo, bebidas y alimentos) como tópico (dentífricos, geles, colutorios) así como a una mejoría del estado de nutrición y de la higiene dental. Es por ello que, como profesionales de la salud bucodental, debamos conocer mejor la importancia de este elemento como uso preventivo contra la caries infantil, teniendo en cuenta sus distintos mecanismos de acción, efectos y modos de administración. 

Valoración

El flúor (F) es un elemento químico perteneciente al grupo de los halógenos de bajo peso atómico y de gran electronegatividad. El fluoruro es la forma iónica del elemento F, el 13º elemento más abundante en la corteza terrestre. El fluoruro tiene carga negativa por lo que se combina con cationes tales como el calcio o el sodio para formar compuestos estables (como el fluoruro de calcio o el fluoruro de sodio), que están en la naturaleza (en el agua o los minerales).

En el ser humano, el fluoruro está principalmente asociado a tejidos calcificados (huesos y dientes) debido a su alta afinidad por el calcio. Cuando se consume en cantidades óptimas se consigue aumentar la mineralización dental y la densidad ósea, reducir el riesgo y prevalencia de la caries y ayudar a la remineralización del esmalte en todas las épocas de la vida.

Mecanismos de acción

  • Inhibición de la desmineralización y catálisis de la remineralización del esmalte desmineralizado.
  • Transformación de la hidroxiapatita en fluoropatita, que es más resistente a la descalcificación.
  • Inhibición de las reacciones de glucólisis de las bacterias de la placa dental (sobre todo, Streptococcus mutans).
  • Reducción de la producción de polisacáridos extracelulares en la placa dental.

Efectos del flúor: Fluorosis dental

La fluorosis dental es la hipomineralización del esmalte dental por aumento de la porosidad. Se debe a una excesiva ingesta de flúor durante el desarrollo del esmalte antes de la erupción.

La fluorosis dental presenta una relación dosis-respuesta. Así, en la fluorosis leve hay estrías o líneas a través de la superficie del diente. En la fluorosis moderada, los dientes son altamente resistentes a la caries pero tienen manchas blancas opacas. En la fluorosis severa el esmalte es quebradizo y tiene manchas marrones.

El aumento de fluorosis moderada en los últimos años se atribuye a la ingesta acumulada de flúor en la fase de desarrollo dental, aunque la severidad depende no sólo de la dosis sino también de la duración y momento de la ingesta de flúor.

Las fuentes de flúor en esta época de la vida son:

  • La ingesta de la pasta dentífrico en los primeros años de vida.
  • El empleo inadecuado de los suplementos de flúor.
  • La reconstitución de la fórmula para lactantes con agua fluorada.
  • Los alimentos y bebidas elaboradas con agua fluorada procedente de los abastecimientos de agua de consumo público, por el efecto de difusión del flúor a los mismos.

Es importante saber que el flúor tópico administrado tras la erupción dental es el principal responsable de la acción preventiva de la caries y que el exceso de flúor sistémico administrado antes de la erupción dental (antes de los 6 años) sería el responsable de la fluorosis.

Modos de administración del flúor

La administración de flúor puede realizarse de forma sistémica o tópica. Estos son los modos de administración más comunes:

  • Flúor sistémico colectivo (fluoración artificial del agua de consumo público y de la sal común)
  • Flúor sistémico individual (suplementos orales de fluoruro, alimentos y agua embotellada)
  • Flúor tópico (a través de geles, barnices, colutorios de uso diario y pastas dentífricas)

No está justificado emplear a la vez más de una forma de aplicación sistémica (por ejemplo, agua de bebida fluorada y suplementos de flúor) para evitar el riesgo de fluorosis. Se pueden combinar varias formas de flúor tópico (por ejemplo, dentífricos, colutorios y geles) pero siempre a partir de una edad en la que nos aseguremos que el niño no se tragará el flúor tópico, como pueden ser los 6 años.

¿Sabías qué era la fluorosis dental? ¿Conoces algún caso?

 

Bibliografía

  1. Flúor y prevención de la caries en la infancia. Actualización 2002 I. Vitoria Miñana *Pediatra. CS Zaidín Sur. Sección de Nutrición Infantil. Servicio de Pediatría. Hospital “Lluis Alcanys”. Xàtiva. Valencia
  2. Caries temprana de la infancia. Prevención y tratamiento. Presentación de un caso. Acta Pediatr Mex 2008;29(2):69-72 Artículo original. Dr. Alberto García-Suárez, Dr. Eduardo De La Teja-Ángeles.
Téc. Paloma Camacho

Técnico Superior y Experto en Higiene Bucodental por la Universidad de Sevilla y autora de “El Blog del Higienista Dental” .

Actualmente ejerce su profesión como higienista bucodental en el sector clínico privado. Autora deEl Blog del Higienista Dental lo crea en 2012 con la intención de orientar a compañeros profesionales de la higiene bucal. Además de ser colaboradora y autora de varios artículos en la web de PHB, ...

Comentarios  

#1 Encias Gum 25-05-2016 09:45
Ahora que se acerca el día Internacional del niño no está de más recordar algunas medidas preventivas para conservar la salud bucodental de los más pequeños de la casa. Pero como siempre, los extremos no son buenos. El flúor puede ser un buen aliado si se usa con moderación, pero como bien remarcáis, ¡cuidado con la fluorosis!

Desde Sunstar hemos hablado de la relación de amor y fidelidad entre el flúor y nuestros dientes. ¿Qué os parece?
http://enciasgum.es/la-bonita-relacion-de-amor-fidelidad-y-cuidados-entre-el-fluor-y-tus-dientes-enciasgum/

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Zambon
© 2014 Espidident.es. Todos los derechos reservados     Aviso Legal  Política de privacidad  Condiciones de Uso Política de cookies