Papel de los Másteres Oficiales Profesionalizantes en la Formación Posgraduada en Odontología.
Autor:

Papel de los Másteres Oficiales Profesionalizantes en la Formación Posgraduada en Odontología.

Actualmente España es, junto a Luxemburgo, el único país de Europa sin especialidades en Odontología. Esta situación, mantenida desde la reinstauración de la Odontología, a partir de la Ley 10/86 ha conformado un mapa caótico en la formación posgraduada española. El presente post aborda el papel que pueden jugar los Másteres Oficiales profesionalizantes en este ámbito.

Valoración

 La Odontología se reinstaura en España por la Ley 10/86. Antes de esta reinstauración, la aparición de especialidades en la profesión de dentista, aunque común en otros países, sobre todo del continente americano, era un terreno que la legislación española vetaba, dado que el dentista era médico especialista en Estomatología, y por tanto, no podía acceder a una super-especialización.

 

Este aspecto legal quedó a un lado con la implementación de las titulaciones de Odontología, pero más de 30 años después, y cuando el 90% de la profesión son odontólogos, las especialidades siguen siendo una quimera.

Esta situación de falta de regulación estatal en la formación continuada del odontólogo ha dado lugar a un mapa caótico de titulaciones en las que se mezclan “Master”, “Expertos, “Diplomas”, “Especializaciones” de distinta y variada duración, contenido, exigencia, en todo el ámbito de las ciencias odontológicas.

Como en todo, hay buenos (o muy buenos) programas formativos, y malos (o muy malos) programas formativos.

En todos ellos podemos indicar que el precio es alto, por cuanto son programas formativos que no cuentan con ninguna ayuda o subvención pública, en contra de las formaciones posgraduadas oficiales.

El acceso a cada uno de estos programas queda en mano de la entidad que lo organiza, debiendo el alumno que quiere acceder presentarse al acceso en todos y cada uno de ellos, lo cual a veces es, sencillamente, físicamente inviable.

Todos estos aspectos han sido denunciados en múltiples ocasiones sobre todo por los odontólogos más jóvenes, que ven en este sistema una mala solución a una necesaria formación posgraduada reglada que permita su avance en la profesión.

Inexplicablemente, la profesión no ha sido capaz, pese a sus múltiples recursos, tanto económicos como humanos (no olvidemos que en la Odontología la colegiación es obligatoria), de articular ninguna propuesta viable para responder a esta gran preocupación por parte de sus colegiados.

Las Universidades, sobre todo aquéllas que constan de financiación pública, por fin, parece que han tomado cartas en el asunto. Han tomado conciencia que el papel de una Universidad pública, que permite el acceso de todos los españoles a un sistema educativo superior en un régimen accesible y sobre todo de mérito y capacidad, no puede ser compatible con la complicidad con un sistema que tolera y facilita todo lo contrario.

El año pasado la Universidad de Sevilla abrió dos Master Oficiales (en Odontología Médico Quirúrgica e Integral y en Odontología Infantil, Ortodoncia y Odontología Comunitaria) que abrieron la senda de este tipo de formación oficial, con prácticas en pacientes, organizadas en créditos ECTS, con profesores que son personal docente e investigador oficial de la Universidad, con docencia ordenada y controlada por los Planes de Ordenación Docente de los centros y los Planes de Asignación del Profesorado de los Departamentos.

Este año, la Universidad de Sevilla aumentó la oferta, incorporando el Master Oficial en Odontología Restauradora, Estética y Funcional. Además, la Universidad de Granada se ha subido al carro de este cambio.

En resumen, son títulos que presentan una importante reducción en la matrícula anual (820,8 €) gracias a que, al igual que los Grados de Odontología cuentan con un respaldo público. Cuentan con todas las garantías y controles de cualquier otro título oficial (como por ejemplo el Grado de Odontología) y el acceso se hace en condiciones de igualdad, mérito y capacidad, y por distrito único. Es decir, que cualquier Graduado en Odontología de todo el territorio nacional puede concurrir a estos títulos, asignándose las plazas por su puntuación curricular en un proceso transparente y controlado por los centros de acceso de las Universidades implicadas.

Seguimos, tras 30 años, sin especialidades en Odontología, pero algo se mueve para que los nuevos y no tan nuevos colegiados empiecen a pensar que no están solos entre tanta miseria, y que algo empieza a cambiar. Esperemos que no tengamos que esperar otros 30 años para alcanzar el desarrollo profesional que la Odontología se merece

 

 

Dr. Daniel Torres

Doctor en Odontología, Máster en Cirugía Bucal y Máster en Ensayos Clínicos por la Universidad de Sevilla.

Actualmente ejerce como Profesor Titular de Cirugía Bucal y como Codirector del Máster Universitario de Cirugía Bucal en la Facultad de Odontología, Universidad de Sevilla. Forma parte de la European Board of Oral Surgery y es Vicedecano de Gestión Clínica de la Facultad de Odontología de Sevilla y Vicepresidente de la Sociedad Española de Cirugía Bucal.
El Doctor Torres es autor de numerosos ...

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Zambon
© 2014 Espidident.es. Todos los derechos reservados     Aviso Legal  Política de privacidad  Condiciones de Uso Política de cookies