La Anafilaxia
Autor:

La Anafilaxia

Desarrollamos el concepto de la "Anaflaxia", sus origenes, efectos y síntomas, y su tratamiento. 

Valoración

 El término Anafilaxia fue acuñado por Charles Robert Richet, fisiólogo francés, nacido en 1850 en París, que junto con el zoólogo, Paul Portier, investigaron la sensibilización al veneno de la Medusa Physalia Physalis.

Captura de pantalla 2017-10-30 a las 10.55.53.png

Aunque el fenómeno de la anafilaxia ya había sido advertido por otros investigadores como Jenner, Magendie o Flexner, fue Richet el que lo comprendió y describió de forma completa.

El estudio surgió por iniciativa del príncipe Alberto I de Mónaco, con el que compartió travesía por el Mediterráneo y que quería encontrar antídoto a la picadura de medusa para bañistas y buceadores. Realizó diversos estudios con veneno de medusa y de anemona, encontrando una reacción con urticaria, somnolencia y descenso de la temperatura. Un mes después, se le inyectó la misma dosis a un perro que había resultado afectado por una picadura, pero el cánido enfermó de inmediato, presentando vómitos, diarreas y respiración jadeante: murió veinticinco minutos más tarde.

 

Aunque buscaban emplear dosis progresivas del veneno, intentando hallar protección con un contacto progresivo con el tóxico, phylaxia, lo que vieron es que dosis muy pequeñas administradas al cabo de unos días, en general más de 7-10, producían el efecto contrario, con resultado de muerte, ana-phylaxia. Estos estudios le valieron la concesión del Premio Nobel de Medicina en 1913.

La anafilaxia es un cuadro de hipersensibilidad agudo y sistémico, suele afectar a varios órganos o al conjunto del organismo y está mediado por inmunoglobulinas E. Su incidencia es de 0,4 individuos por cada millón.

Generalmente se produce en nuestro entorno en respuesta a insectos, himenópteros (abejas, avispas...) alimentos, frutos y especialmente medicamentos, antibióticos betalactámicos, aminoglucósidos, tetraciclinas, sulfamidas, analgésicos, pirazolonas, anestésicos locales o contrastes radiológicos, entre otros.

Captura de pantalla 2017-10-30 a las 10.56.06.png

En el proceso de respuesta a agentes patógenos o sustancias extrañas, el organismo tiene una serie de mecanismos de respuesta celular y humoral. Esta respuesta inflamatoria es extremadamente compleja e implica varias estirpes celulares, macrófagos, mastocitos e inflamocitos y multitud de sustancias humorales, inmunoglobulinas, histamina, bradicinina, interleuquinas etc.

La anafilaxia cursa con un cuadro de aparición súbita, de severa repercusión cutánea, respiratoria y hemodinámica, con urticaria, edema y enrojecimiento, edema de vías respiratorias, estridor, disnea, náuseas, vómitos, diarrea, hipotensión, taquicardia, mareo, cefalea, pérdida de conciencia.

Captura de pantalla 2017-10-30 a las 10.57.08.png

Si progresa el cuadro, pasa a palidez, colapso y parada cardiorrespiratoria. El cuadro puede evolucionar rápidamente o en el plazo de pocas horas, por lo que la actuación debe ser lo más precoz posible.

Aunque se pueden hacer determinaciones de triptasa, histamina o metilhistamina, el diagnóstico es esencialmente clínico y depende de la presencia de los siguientes hallazgos:

- Aparición súbita de urticaria y/o enrojecimiento cutáneo o mucoso relacionado con el contacto con el alérgeno

- Trastornos respiratorios (disnea, broncoespasmo con sibilancias, estridor, disminución del FEP, hipoxemia)

- Hipotensión arterial, síncope, disminución o pérdida de la conciencia

El tratamiento debe comenzar de inmediato con el reconocimiento y alejamiento del agente causante, cesando la exposición como primera y fundamental medida de actuación, incluyendo aquellos posibles procedimientos que estemos realizando al paciente en ese momento.

Un segundo paso es la evaluación general y solicitud de ayuda, como en cualquier situación crítica.

Comprobación de la conciencia y la respiración, y administración de medidas de soporte, como permeabilizar la vía aérea, administrar suplemento de oxígeno o iniciar maniobras de RCP con compresiones torácicas y ventilaciones en series de 30/2 (en el centro del tórax, sobre el esternón, a 100 por minuto, con 5 centímetros de profundidad, dejando recuperarse al tórax,...). Vamos, las medidas básicas de soporte vital. Al tiempo monitorización de las constantes vitales, incluyendo la disponibilidad de desfibrilador en su caso.

Administrar adrenalina de 0,3 a 0,5 mg vía IM. Si se dispone de jeringas precargadas o auto- inyectores es más inmediato. En general, si no es eficaz se puede repetir cada 5 min, según la respuesta, aunque suele responder tras una o dos dosis, en situaciones normales.

Captura de pantalla 2017-10-30 a las 10.58.08.png

 

La dosis se ajusta según la edad de la siguiente manera:

< 6 meses: 150 microgramos IM (0,15ml) 

> 6 meses-12 años: 150 microgramos IM (0,15 ml) 

> 6-12 años: 300 microgramos IM (0,3 ml) 

> 12 años y adultos: 500 microgramos IM (0,5 ml) 

Además se debe administrar oxígeno por la vía que sea posible.

  • Si precisa asistencia respiratoria, debe emplearse máscara facial o dispositivos laríngeos o endotraqueales.

  • Sueroterapia intravenosa, pues hay una gran pérdida de líquidos, al menos 20ml/kg de carga y 500 a 1000 ml en adultos lo antes posible.

  • Completan el tratamiento Antihistamínicos, como difenhidramina; también anti H2, como ranitidina; Broncodilatadores, como salbutamol; y glucocorticoides, como metilprednisolona en las fases iniciales.

  • Los pacientes que hayan sufrido un cuadro así deben permanecer en observación al menos 24h, pese a la aparente recuperación completa, para prevenir recaídas, por lo que deben ser trasladados a un centro sanitario con capacidad de asistencia crítica.

Dr. Alfonso Vidal

Licenciado en Medicina y Cirugía, especialidad Anestesiología y Reanimación. Máster Acupuntura y Jefe Unidad del Dolor, Hospital SUR.

Licenciado en Medicina por la UCM y Especialista en Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor por la Universidad de La Laguna, Universidad donde se doctoró en Medicina. Ha trabajado como adjunto en Hospital Universitario de Alcalá de Henares, y desde hace años, Jefe del Servicio de Dolor del Hospital SUR de Alcorcón, ...

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Zambon
© 2014 Espidident.es. Todos los derechos reservados     Aviso Legal  Política de privacidad  Condiciones de Uso Política de cookies