Los reveladores de placa y los secretos que esconden

18 Mar Los reveladores de placa y los secretos que esconden

 

La placa bacteriana es comúnmente conocida como una masa coherente y densa de bacterias en una matriz intermicrobiana organizada que se adhiere a la superficie de los dientes o a las restauraciones y que continúa adherida a pesar de la acción muscular, aclarado con agua o irrigación. Siendo transparente y difícil de visualizar ¡debe usarse un colorante que la haga visible!

Sin confundirla con la película adherida, materia alba o detritos alimentarios, la placa bacteriana revelará su localización (supragingival, subgingival, proximal, radicular…) gracias a aquellos colorantes alimentarios o vitales que se utilizan para ver los depósitos no calcificados de dicha placa, también conocidos como REVELADORES.

Hay diversos tipos de reveladores tanto para uso doméstico como clínico. Los nombrados como Indicadores Monocromáticos son los que tiñen la placa de un solo color. Según el colorante utilizado existen:

  • Eritrosina: presentado en forma de comprimidos (Plac-control®) o en solución. Es un colorante alimentario y tiñe de rojo todos los tejidos y materiales. Es el colorante más utilizado en la práctica diaria.
  • Eosina en solución acuosa al 2%. Tiñe de rojo.
  • Esroblau (Patenblau), colorante ácido alimentario que tiñe de azul.
  • Sulfano y tartracina, es mezcla de ambos compuestos y tiñe de verde.
  • Azafrán, colorante alimentario que tiñe de amarillo.
  • Verde brillante, colorante ácido que tiñe la placa de verde.
  • Fucsina básica, colorante básico que tiñe la placa de color violeta.
  • Otros menos utilizados son: mercurocromo, Rosa de Bengala, Pardo Bismark, etc.

Los llamados como Indicadores Dicromáticos son los que tiñen la placa de dos colores diferenciando así la maduración y/o el grosor de la misma. Entre ellos podemos encontrar:

  • Colorante bitonal (Oral–B®): agente que tiñe de color azul la placa antigua y de color rojo la reciente.
  • Colorante bitonal de Block: utiliza la eritrosina con verde de malaquita.

Además también podemos utilizar la fluoresceína sódica como revelador aunque solo será visible bajo la luz azul de la lámpara ultravioleta. Es un método más bien utilizado en el ámbito clínico ya que al no ser visible la tinción a la luz natural, el paciente puede volver a sus actividades normales sin los tejidos orales teñidos.

  • Aplicación de los reveladores:

En solución: se depositan 2 gotas del colorante debajo de la lengua y se pasa ésta por todas las superficies dentales y tejidos, o bien con una bolita de algodón y pinzas de exploración pincelamos la superficie a teñir.

En comprimidos: se disuelve dicho comprimido en la cavidad oral para asegurar la homogeneidad de los componentes, aunque en la práctica es igualmente efectiva su masticación. En ambos casos la saliva se hace pasar por todas las superficies dentales y los tejidos.

Con fluorescencia: con una bolita de algodón y pinzas de exploración se pincela la superficie a observar, se aplica la luz ultravioleta y se observa con la luz de la estancia apagada.

  • Observación del Índice de Placa:

El Índice de Placa se obtiene dividiendo cada diente del odontograma en cuatro sectores (caras mesial, vestibular, distal y lingual/palatino) y marcando en rojo con bolígrafo los que tienen placa, sin tomar en cuenta cuánta placa tienen.

Para calcular el índice de placa se multiplica el número de superficies con placa por 100 y se divide entre el número de superficies presentes (Nº superficies con placa X 100/Nº superficies presentes)

  • Evaluación y diagnóstico de la cantidad de placa presente:

Método desarrollado por Silness y Löe mide la cantidad de placa depositada sobre la superficie de todos los dientes presentes en la boca de acuerdo con los siguientes criterios:

0. No hay placa en la zona gingival.

1. Placa que se adhiere al margen gingival libre y a la zona adyacente del diente.

2. Acumulación moderada de depósitos blandos dentro de la bolsa gingival, y/o adyacente a la superficie dentaria.

3. Abundancia del material blando dentro de la bolsa gingival y/o sobre el margen gingival y la superficie dentaria adyacente.

Este procedimiento da un puntaje a cada una de las cuatro unidades gingivales de los dientes (vestibular, lingual, mesial y distal) que oscila entre 0 y 3; este es el índice de placa para la unidad gingival. Los puntajes de las 4 zonas de un diente pueden sumarse y dividirse por 4 para dar el índice de placa del diente. Los puntajes de los dientes individuales (incisivos, premolares y molares) pueden agruparse para designar el índice de placa de grupos de dientes. Sumando los índices de los dientes y dividiendo por el número de dientes examinados, se obtiene el índice de placa del paciente. 

Todo ello nos ayudará a saber que técnicas de higiene debemos incentivar en el paciente y cómo debemos realizarlas dependiendo de dónde observemos esa acumulación de placa. Además al mostrarle el grado de acumulación al paciente, ayudará a que se sienta motivado a realizar una higiene diaria adecuada.

Ya tienes cómo descubrir los secretos que esconden los dientes, ahora solo debes hacer lo que mejor sabes: ¡Educar y motivar al paciente en una correcta higiene bucal!

 

Bibliografía:

  1. La higiene oral en escolares de primaria. ER Gilaber-2012. www.portalesmedicos.com
  2. Periodoncia para el higienista dental. Sistemática de la higiene bucodental: el cepillado dental manual. FG Loscos, MJA Agulló, MVC Sanchis, PI Cabanell-2005. www.sepa.es
Téc. Paloma Camacho
Téc. Paloma Camacho

Técnico Superior y Experto en Higiene Bucodental por la Universidad de Sevilla y autora de “El Blog del Higienista Dental” . Actualmente ejerce su profesión como higienista bucodental en el sector clínico privado. Autora de “El Blog del Higienista Dental” lo crea en 2012 con la intención de orientar a compañeros profesionales de la higiene bucal. Además de ser colaboradora y autora de varios artículos en la web de PHB, en 2014 se especializa con un Curso Experto para Higienistas Dentales en su 12ª Edición en la Facultad de Odontología de la Universidad de Sevilla. Ha realizado varios cursos de actualización de casi todos los campos en odontología, desde blanqueamientos y técnicas de higiene hasta especializaciones como la ortodoncia e implantología contando, además, con la Titulación de Operador de Instalación en Radiodiagnóstico Dental/Podológico.

1Comentario
  • Manuel Jerez Klopfer
    Publicado a las 02:15h, 12 mayo

    Paloma, maravilloso, completo, y tu información sin secretos, sin egoísmos. ¡Muchas gracias! Existe Oral-B en chile, pero no tienen el colorante bitonal. Veré cómo lo hago