La desinfección del gabinete como arma principal contra los riesgos biológicos que nos acechan

18 Jun La desinfección del gabinete como arma principal contra los riesgos biológicos que nos acechan

 

Como profesionales sanitarios estamos cotidianamente en contacto con mucosas, sangre y saliva de numerosos pacientes y los pacientes también lo están con nosotros. El riesgo de contraer enfermedades infecciosas tales como VHB, VHC y VIH durante la práctica clínica no deja de estar presente. Por ello es necesario tener en cuenta la desinfección y esterilización del entorno y materiales que usamos, ya que no solo estamos expuestos nosotros mismos sino que puede producirse contaminación cruzada entre pacientes.

Diversos organismos internacionales tales como la OMS, la OPS (Org. Panamericana de Salud), el CDC (Centro de prevención y control de las enfermedades de EEUU) y la ADA (Asociación Dental Americana) han establecido un Protocolo de Bioseguridad y Control de Infecciones en Odontología, en el cual se hacen recomendaciones específicas relacionadas con la vacunación del personal odontológico, el uso de equipos de protección individual (EPI’s) o el lavado de manos, entre otras.

Este protocolo tiene como objetivo ofrecer una práctica segura a los pacientes y trabajadores de la salud, evitar la diseminación, encubrimiento y preservación de enfermedades infecciosas dentro del gabinete, disminuir los riesgos de contaminación y accidentes laborales y cumplir con los requisitos éticos, morales y legales del ejercicio profesional de acuerdo con las leyes y reglamentos nacionales e internacionales.

Los procedimientos de control de las infecciones se pueden agrupar en seis áreas principales:

  1. Lavado de manos y utilización de guantes, incluso para una simple exploración bucal. Es muy importante recordar que esto debe hacerse con todos los pacientes, y bajo ningún concepto se deben utilizar el mismo par de guantes para dos o más pacientes. En caso de cirugía recordar realizar el lavado de manos quirúrgico (cepillando desde la punta de los dedos hasta los codos con una esponja con una solución desinfectante y el enjuague deberá ser realizado desde los codos hasta la punta de los dedos) y la utilización de guantes estériles.
  2. Uso de mascarilla y gafas protectoras durante la práctica clínica en la que se puedan esperar salpicaduras de saliva, sangre o cualquier tejido dentario duro (ya que pueden dañar nuestros ojos), ya sea en asistencia al odontólogo en cualquiera de sus actos clínicos como si realizamos tartrectomías, raspados y alisados, etc. En caso de acto quirúrgico además es recomendable el uso de bata y gorro estéril.
  3. Cuidado especial del material corto-punzante (bisturí, agujas, etc.) tanto en la preparación de éste, ya que nos podríamos cortar y una herida abierta es una entrada asegurada para microorganismos infecciosos, como en el desecho de estos materiales ya una vez utilizados, puesto que puede contener sangre y fluidos salivales del paciente infeccioso (RECUERDA nunca se debe volver a encapuchar las agujas, desenroscar cuidadosamente para su desecho).
  4. Proteger las áreas donde vayan a ser expuestos los materiales con papel plastificado, ya sea la bandeja del sillón o en el carro auxiliar del material. Igualmente en caso de cirugía deberán ser utilizados los paños y tallas estériles.
  5. Limpieza y desinfección de las superficies. Esto se realizará con químicos desinfectantes y debe hacerse entre paciente y paciente SIEMPRE. Se debe limpiar bien todo el sillón odontológico, insistiendo en la instrumentación fija del sillón (turbina, contraángulo, ultrasonidos, jeringa triple función, etc), el reposacabezas, la lámpara y el sistema hidráulico (escupidera y aspirador).
  6. Desinfección y esterilización del material. Una vez acabada la práctica clínica con el paciente, se desinfecta todo el material no desechable (instrumental metálico) normalmente en una solución de glutanaldehído, en caso de pacientes infecciosos se recomienda apartar estos materiales y usar hipoclorito sódico. Pasados unos 10-15 minutos sumergidos en el desinfectante todos los materiales deben ser esterilizados por calor (ya sea en seco o húmedo) para asegurar la destrucción total de cualquier germen presente (bacterias, hongos y virus).

Es recomendable cambiar la solución de glutanaldehído al menos 2 veces a la semana, ya que el producto pierde sus propiedades desinfectantes y además puede volverse tóxico. También se deben limpiar todos los filtros tanto del sillón como del sistema de aspiración general a diario. Y no olvidar tener un buen mantenimiento del autoclave para que asegure la esterilización del material.

Y en cuanto al material corto-punzante recordar que debe ir siempre al contenedor amarillo de productos con alto riesgo biológico y que se debe tener un control de reposición de dichos contenedores.

Recuerda que eres un profesional de la salud, trabajas asegurando la salud oral de los pacientes pero no olvides tampoco cuidar de la tuya, y que como ves hay diversas formas de contraer enfermedades infecciosas que afectarán tanto a tu salud como a la de los demás.

Ten siempre presente tu papel como sanitario y no olvides tomar las medidas necesarias para evitar cualquier riesgo biológico.

 ¿Sabes de algún caso en donde la mala práctica respecto a la desinfección del gabinete haya provocado consecuencias graves? ¿Crees que las medidas reflejadas son suficientes? Tu experiencia nos interesa, ¿nos la cuentas?

 

Bibliografía:

  1. Normas para el control de la transmisión infecciosa en la práctica estomatológica.
  2. Conocimiento y prácticas de odontólogos, auxiliares e higienistas dentales frente a los riesgos biológicos. O. M. Jiménez-Peña, E. Ronda-Péreza, J. Mª Aranaz Andrésb,c,J. Requena PucheOctubre 2006.
  3. Bioseguridad en odontología. Zenteno Clavijo, Patricia. Revista de Actualización Clínica. 2011
  4. Protocolo de bioseguridad y control de infecciones cruzadas. El Blog del Higienista Dental. Junio 2013.
Téc. Paloma Camacho
Téc. Paloma Camacho

Técnico Superior y Experto en Higiene Bucodental por la Universidad de Sevilla y autora de “El Blog del Higienista Dental” . Actualmente ejerce su profesión como higienista bucodental en el sector clínico privado. Autora de “El Blog del Higienista Dental” lo crea en 2012 con la intención de orientar a compañeros profesionales de la higiene bucal. Además de ser colaboradora y autora de varios artículos en la web de PHB, en 2014 se especializa con un Curso Experto para Higienistas Dentales en su 12ª Edición en la Facultad de Odontología de la Universidad de Sevilla. Ha realizado varios cursos de actualización de casi todos los campos en odontología, desde blanqueamientos y técnicas de higiene hasta especializaciones como la ortodoncia e implantología contando, además, con la Titulación de Operador de Instalación en Radiodiagnóstico Dental/Podológico.

No hay comentarios

Publica un comentario