Importancia del diagnóstico temprano de la asimetría mandibular

02 Mar Importancia del diagnóstico temprano de la asimetría mandibular

En un gran porcentaje de casos, la detección a edades tempranas de una asimetría mandibular es clave para el tratamiento y pronóstico de la misma. Frecuentemente, en dentición temporal y mixta temprana, el factor funcional es determinante en la aparición de asimetría mandibular.

En la práctica clínica diaria ortodóncica, la asimetría facial se ha convertido en un motivo de consulta frecuente. Desafortunadamente, en pacientes adultos, en numerosos casos, su corrección completa conlleva una combinación de tratamiento ortodóncico y cirugía ortognática. Este hecho hace que el diagnóstico temprano de la misma cobre una especial relevancia. Pero antes de nada, es necesario describir unos conceptos previos.

La individualidad de cada persona en cuanto a la diversidad de variaciones e interrelaciones que pueden sufrir los tejidos blandos, estructuras óseas y dentarias hace que el concepto de simetría facial sea una definición más bien teórica. Realmente, el concepto de simetría bilateral rara vez se puede encontrar en los sujetos. Aunque la asimetría facial esquelética se puede encontrar enmascarada por la compensación de los tejidos blandos o por factores como la inclinación de la cabeza, una evaluación clínica facial detallada puede revelar asimetría en todos los planos anatómicos (transversal, vertical y sagital). Incluso en caras equilibradas y agradables existe cierto grado de asimetría.

Teniendo en cuenta estas particularidades, cuando existe un desequilibrio en el tamaño, forma y/o disposición de las estructuras craneofaciales derecha e izquierda respecto al plano mediosagital, nos encontramos ante una asimetría craneofacial. Este desequilibrio se puede expresar en el maxilar, mandíbula, en el conjunto de las estructuras esqueléticas y/o musculares. Clínicamente, el método más rápido para evaluar la existencia de dicha asimetría es valorar la asimetría mandibular, siendo ésta la desviación del mentón respecto a la línea media facial.

La etiología de las asimetrías mandibulares es muy diversa y heterogénea, pero podríamos simplificarla en tres factores:

      1. Síndromes de afectación craneofacial, como pueda ser la microsomía hemifacial, el síndrome de Goldenhar y el síndrome de Romberg.
      2. Factores epigenéticos o ambientales, como es el caso de la artritis inflamatoria, los procesos infecciosos en la articulación temporomandibular, los traumatismos que cursan con fractura condilar, las hipo/hiperplasias mandibulares, anquilosis y tumores de la articulación temporomandibular,  entre otros.
      3. Factores funcionales. Es en éste último punto donde nos centraremos nuestra atención en el presente post.

En las asimetrías mandibulares, el factor funcional más frecuentemente involucrado consiste en la desviación mandibular subsecuente a las interferencias y contactos prematuros que evitan una oclusión de máxima intercuspidación coincidente con relación céntrica. Estas interferencias son comunes en gran parte de los pacientes y no causan patología. El problema reside en aquellas interferencias que “inestabilizan” la oclusión, de tal manera que obligan a desviar la mandíbula para poder realizar una oclusión en máxima intercuspidación. Son diversos los autores que ya han señalado el potencial patológico de este hecho si se produce durante el crecimiento, ya que estos desequilibrios funcionales pueden modificar el patrón de desarrollo conduciendo a una asimetría esquelética facial. Por tanto, en niños en crecimiento, especialmente en aquellos en dentición temporal y mixta temprana, es muy importante evaluar una posible asimetría mandibular y analizar si ésta pudiera estar causada por una interferencia (hecho muy frecuente a estas edades). Si esto fuera así, el tratamiento temprano es clave.

Dentro de este grupo, la maloclusión más habitual que podemos encontrar es la mordida cruzada unilateral, que conlleva gradualmente a problemas esqueléticos en diversos grados de asimetría debido a la adaptación dentoalveolar y ósea.

Espidident asimetria-mandibular-1  Espidident asimetria-mandibular-2

Figura 1. Mordida cruzada unilateral derecha.

 Espidident asimetria-mandibular-3  Espidident asimetria-mandibular-4

Figura 2. Relación Céntrica de la misma paciente de la figura 1 en la que se puede observar el centrado de las líneas medias respecto a la Máxima Intercuspidación y contacto prematuro en 53 y 83 que conduce a la mordida cruzada funcional que se muestra en la figura 1. 

 

Así, se ha demostrado que en la mordida cruzada unilateral en dentición mixta se produce una desviación mandibular durante el cierre que provoca que el crecimiento quede restringido en el lado de la mordida cruzada, acortándose la altura de la rama mandibular y conduciendo en último término al desarrollo de una asimetría mandibular. Además, se altera la actividad muscular, de tal manera que el músculo masetero y temporal del lado contralateral de la mordida cruzada presentan una mayor actividad tanto en reposo como en dinámica. De la misma manera, son diversos los autores que han relacionado estas anomalías oclusales con cambios internos en la articulación temporomandibular y remodelamiento condilar.

Así que es de especial importancia que nos detengamos brevemente ante nuestros pacientes infantiles y analicemos su morfología facial, su simetría mandibular. La alta prevalencia de desviaciones mandibulares que se producen como consecuencia de interferencias en la oclusión a edades tempranas y los resultados que pueden provocar a nivel esquelético (difíciles de solucionar en edad adulta) hacen que el tratamiento temprano e interceptivo de las mismas cobre especial relevancia.

 

Referencias bibliográficas.

  1. Peck S, Peck L, Kataja M. Skeletal asymmetry in esthetically pleasing faces. Angle Orthod 1991; 61:43-48.
  2. Bishara S, Burkey P, Kharouf J. Dental and facial asymmetries: a review. Angle Orthodont 1994; 64:89-98.
  3. Fong J, Wu H, Huang M. Analysis of Facial Skeletal Characteristics in Pacients with Chin Deviation. J Chin Med Assoc 2010; 73:29-34.
  4. Lippold C1, Stamm T, Meyer U, Végh A, Moiseenko T, Danesh G. Early treatment of posterior crossbite–a randomised clinical trial. Trials 2013;14:20.
Dra. Rosa Yañez
Dra. Rosa Yañez
rosa.yanez@notonlywebs.com

Doctora en Odontología, Universidad de Sevilla. Máster en Ortodoncia y Ortopedia Dentofacial, Universidad de Sevilla. Licenciada en Odontología en la Universidad de Granada con el Premio Extraordinario Fin de Carrera se trasladó a Sevilla para especializarse en Ortodoncia y realizar también su Tesis Doctoral (Premio Extraordinario de Doctorado). Actualmente es Profesora de Ortodoncia y del Máster de Ortodoncia de la Universidad de Sevilla. Autora de varios artículos científicos y capítulos de libro, fue premiada en 2012 por la Sociedad Europea de Ortodoncia con el WJB Houston Research Award.

2 Comentarios
  • Bibiana
    Publicado a las 08:30h, 30 abril Responder

    Hola mi hijo de casi 3 años padece maloclusion, esto le impide cerrar la boca de forma que le encajen los dientes de arriba con los de abajo, la mandíbula se le desplaza hacia un lado. Me gustaría saber cual es él tratamiento en estos casos. Gracias.

  • Veronica Paz
    Publicado a las 02:27h, 26 marzo Responder

    Tengo mi hijo ya con 9 años, en realidad detecte la asimetría facial a sus 5 años, pero nadie mas la percibía y me indicaban que era yo de exagerada, al pasar los años se ha hecho mas evidente y estudios confirmaron mis sospechas; el problema es que a pesar que hace mas o menos 1 año empece con un tratamiento, veo que no mejora nada, mas por el contrario empeora y se hace mas notorio. Por favor necesito que me ayuden a encontrar la solución antes que termine de formarse.

Publica un comentario