Halitosis: tras el rastro de los CSV

24 Ene Halitosis: tras el rastro de los CSV

 

La halitosis oral se define como un olor desagradable que se emite por la boca y que puede manifestarse transitoriamente como característica parafisiológica correlacionada con algunos momentos o situaciones de la vida diaria o bien ser persistente y/o patológica y estar provocada por afecciones bucales o sistémicas.

Su causa principal es la degradación microbiana producida por bacterias anaeróbicas Gram-negativas dando como resultado los compuestos sulfurados volátiles o CSV de los que destacan el sulfuro de hidrógeno (H2S), el metil mercaptano (CH3SH) y el sulfuro de dimetilo (CH3)2S.

La halitosis es un problema médico-social que cada vez más afecta a un gran número de personas en todo el mundo. Se documenta como la tercera razón más frecuente por la que los pacientes acuden a la clínica dental tras la existencia de caries o enfermedad periodontal.

Debemos tener presente que la halitosis puede ser indicativo de enfermedades subyacentes, tanto orales como sistémicas. Hasta en un 85% de los casos las causas orales de la halitosis es debido a una higiene dental insuficiente, periodontitis o el recubrimiento de la lengua, un 10% es provocado por trastornos endocrinológicos o nasofaríngeos mientras que el 5% restante es debido a  trastornos gastrointestinales.

Por tanto, debemos clasificar los tipos de halitosis existentes para poder aplicar los tratamientos oportunos:

  • Halitosis genuina: El mal olor es percibido con intensidad más allá del nivel socialmente aceptable.
  • Halitosis temporal: Olor desagradable que aparece en las primeras horas de la mañana al despertar, sobretodo en personas con dificultad para la respiración nasal durante el sueño o cuando se duerme en ambientes cálidos y secos. También es considerada halitosis temporal aquella que se produce al tomar ciertos alimentos como el ajo, cebolla; beber alcohol o fumar.
  • Halitosis fisiológica: Mal olor que se emite de la cavidad oral por procesos de descomposición, no hay ninguna enfermedad específica, ni ninguna patología asociada. El origen es los dorsos posterior y laterales de la lengua.
  • Halitosis patológica oral: es causada por una enfermedad, una condición patológica o una mala función de los tejidos orales. Suele ser derivada del cubrimiento de la lengua, modificada por una condición patológica (enfermedad periodontal, xerostomía).
  • Halitosis patológica extraoral: Mal olor originado del área nasal, postnasal  y/o región laríngea, del tracto pulmonar y del tracto digestivo superior. Mal olor originado por desórdenes en el organismo, el olor es llevado en la sangre y emitido por los pulmones (diabetes, cirrosis hepática).
  • Pseudohalitosis: El mal olor obvio, no se percibe por otros aunque el paciente se queja obstinadamente, la condición se mejora usando el apoyo de la educación al paciente, la explicación de los resultados del examen y las medidas de higiene oral simples.
  • Halitofobia: Después del tratamiento de una halitosis genuina el paciente insiste en creer que tiene halitosis, no hay evidencia ni física ni social que sugiera que la halitosis está presente pero el paciente sigue considerando que la padece. Normalmente esto es debido a un trastorno de ansiedad social y debe ser tratado por un psicólogo.

Para poder identificar los orígenes de la halitosis a la hora de aconsejar a los pacientes el mejor tratamiento se requiere de una amplia experiencia olfativa. Aun así las necesidades de tratamiento deben estar siempre enfocadas con un diagnóstico previo basado en la elaboración de una historia clínica, donde se puedan determinar antecedentes y posibles factores asociados.

Algunas de las técnicas más usadas para la identificación de la halitosis pueden ser: 

  1. Oler el aliento procedente de la boca y la nariz alternativamente orienta sobre el origen del olor. Se pide al paciente que cierre la boca y expulse aire por la nariz: si se detecta mal olor es posible que la causa sea nasofaríngea o sistémica. Si el mal olor se detecta al exhalar aire por la boca, con la nariz tapada, se puede sospechar de fuentes orales.
  2. El olor periodontal procede del área subgingival y del espacio interdental.
  3. Test de la cuchara: en personas con buena higiene oral, con dientes sanos y salud periodontal, el olor frecuentemente procede de la parte posterior de la lengua. La exploración consiste en el raspado con una cucharilla de plástico en la superficie dorsal de la zona posterior de la lengua. A continuación se compara el olor de la cucharilla con el de toda la boca. En ocasiones se presenta una cubierta a modo de membrana producida por la placa.
  4. Goteo postnasal: se ve secreción amarilla en la cucharilla. El goteo es frecuente y no significa que exista patología. El goteo no huele pero al depositarse en la lengua se puede pudrir por la acción de la flora de la lengua.
  5. Olor de la dentadura: una maniobra puede ser guardar la dentadura en una bolsa de plástico durante unos minutos y oler posteriormente al abrirla.
  6. Si no se identifica una causa oral se recomienda pautar una semana con enjuagues con un potente colutorio antibacteriano (clorhexidina, triclosán). Si se reduce significativamente el nivel de mal olor habrá que seguir investigando una causa oral.

Finalmente como tratamiento y recomendaciones para evitar la halitosis encontramos buenas técnicas de higiene como cepillar la parte posterior y dorsos laterales de la lengua (a poder ser con raspador lingual) y el interior de las mejillas. Eliminación química de bacterias mediante el uso de  colutorios con clorhexidina o triclosán y mantener en la medida de lo posible una dieta equilibrada, ingiriendo líquidos en cantidad suficiente para evitar la sequedad de la boca o xerostomía.

 

Bibliografía:

  1. Halitosis. Juan Carlos Cuartas. Revista CES Odontología Vol. 16 – No. 2 2003.
  2. Halitosis: diagnóstico y tratamiento en Atención Primaria. J. FERNÁNDEZ AMÉZAGA, R. ROSANES GONZÁLEZ. MEDIFAM 2002. Vol. 12 – Núm. 1.
  3. Halitosis: a multidisciplinary approach. Cuajada ML Bollen & Thomas Beikler. Internationar Journal of Oral Science. 2012 Jun; 4 (2): 55-63.
  4. Efficacy of a new tooth design versus conventional tongue scraper in improving breath odor and reducing tongue microbiota. Luciana Assirati, Casemiro; Carlos Henrique Gomes Martins; Tatiane Cruz de Carvalho; Heitor Panzeri; Marco Aurélio Sichirolli Lavrador; Fernanda de Carvalho Panzeri Pires-De-Souza. Journal of Applied Oral Science. 2008 Aug; 16 (4): 271-274.
  5. Halitosis among students of institutions of higher teachings in Lagos State. JE Joda & OO Olukoju. African Health Sciences. 2012 desc; 12 (4): 473-478.
  6. Social anxiety disorder patients in genuine halitosis. Takashi Zaitsu; Masayuki Ueno; Kayoko Shinada; Fredrick A Wright & Yoko Kawaguchi. Health and Quality of Life Outcomes. 2011; 9: 94.
  7. Oral malodor (halitosis). SR Porter & C Scully. BMJ. 2006, 23 sept; 333 (7569): 632-635.

Saliva and tongue coating pH before and after the use of mouthwashes and its relation to parameters of halitosis. Elen de Souza Tolentino; Luis Eduardo Montenegro Chinellato & Olinda Tarzia. Journal of Applied Oral Science. 2011 Mar-Apr; 19 (2): 90-94.

Téc. Paloma Camacho
Téc. Paloma Camacho

Técnico Superior y Experto en Higiene Bucodental por la Universidad de Sevilla y autora de “El Blog del Higienista Dental” . Actualmente ejerce su profesión como higienista bucodental en el sector clínico privado. Autora de “El Blog del Higienista Dental” lo crea en 2012 con la intención de orientar a compañeros profesionales de la higiene bucal. Además de ser colaboradora y autora de varios artículos en la web de PHB, en 2014 se especializa con un Curso Experto para Higienistas Dentales en su 12ª Edición en la Facultad de Odontología de la Universidad de Sevilla. Ha realizado varios cursos de actualización de casi todos los campos en odontología, desde blanqueamientos y técnicas de higiene hasta especializaciones como la ortodoncia e implantología contando, además, con la Titulación de Operador de Instalación en Radiodiagnóstico Dental/Podológico.

No hay comentarios

Publica un comentario