Estudio de la UE que actualiza la evidencia sobre los efectos adversos de la amalgama dental

15 Dic Estudio de la UE que actualiza la evidencia sobre los efectos adversos de la amalgama dental

Dada la importancia que el amalgama dental ha tenido y aún hoy sigue teniendo en la clínica dental, creemos interesante resumir las principales conclusiones del citado informe, que deben ser de interés tanto para el paciente como para el dentista

El Comité Científico en Riesgos Emergentes o Recién Identificados para la Salud (Scientific Committee on Emerging and Newly Identified Health Risks) ha hecho público un informe sobre la “Seguridad de la amalgama dental y otros materiales alternativos de restauración dental para pacientes y usuarios”.

El informe se ha publicado el pasado 26 de agosto de 2014, y ha sido coordinador por el Prof. Eduard Rodríguez-Farre, miembro del Instituto de Investigación Biomédica de BarcelonaCSIC y CIBER de Epidemiología y Salud Pública. El grupo de expertos que ha trabajado en este proyecto cuenta con profesores de universidad suecas, holandesas, noruegas, suizas, francesas, alemanas y danesas.

El anterior dictamen del SCENIHR sobre este tema fue en 2008. Desde entonces, se ha actualizado la evidencia disponible en relación a la seguridad y el rendimiento de la amalgama dental y sus posibles alternativas en odontología restauradora, tales como los compuestos basados en resina, cementos de ionómero de vidrio, cerámica y aleaciones de oro.

De entrada, el informe reconoce que la amalgama dental es un material restaurador eficaz. No obstante, dado que no presenta un color similar al diente ni adhesión al mismo, se utilizan cada vez más otros materiales de restauración.

También indica que a lo largo de la Unión Europea se está produciendo una reducción sostenida en el uso de la amalgama dental en la provisión cuidado de la salud oral. Este cambio se ha trasladado también a la educación en materia de tratamiento dental, integrando en la misma un mayor número de materiales alternativos en lugar de amalgama. Esta reducción está en consonancia con la preocupación por el uso de mercurio, el elemento metálico utilizado en amalgama dental y el objetivo general de reducir el uso de mercurio en la Unión Europea.

En relación a la seguridad de la amalgama dental, se han observado algunos efectos adversos locales en la cavidad bucal, incluyendo reacciones alérgicas, así como se ha asociado su uso con la aparición de lesiones liquenoides, pero con una incidencia baja (< 0.3%).

Con respecto a los efectos sistémicos, el mercurio elemental es un neurotóxico bien documentado, especialmente durante el desarrollo temprano del cerebro, y constituye un elemento de riesgo para la función del riñón. Se ha sugerido que la presencia de la amalgama dental pueda estar asociada a distintos efectos adversos sistémicos, particularmente el desarrollo de neurotoxicidad así como enfermedades neurológicas y psicológicas o psiquiátricas. Sin embargo, la evidencia de tales efectos debido a la amalgama dental es débil.

La más reciente evidencia in vitro ofrece nuevas perspectivas sobre los efectos del mercurio en el desarrollo de las células cerebrales neuronales en concentraciones similares a las encontradas en el cerebro humano. Es interesante apuntar que el polimorfismo genético sobre los mecanismos de eliminación del mercurio puede influir en el grado de susceptibilidad individual con respecto a la exposición interna de mercurio y la toxicidad. Sin embargo, hasta ahora tales efectos no se han documentado en seres humanos.

La mayor exposición al mercurio en individuos con restauraciones de amalgama se produce durante la colocación o extracción de los empastes. La liberación de mercurio transitoria durante la colocación y remoción de los mismos es mayor a la que se produciría dejando intacta la amalgama.

Por lo tanto, no parece haber una justificación general para eliminar innecesariamente las restauraciones de amalgama clínicamente satisfactorias, excepto en aquellos pacientes diagnosticados con reacciones alérgicas a uno de los componentes de la amalgama. Como con cualquier otra intervención médica o farmacéutica, se debe tener precaución cuando se valora la colocación de cualquier material restaurador dental en mujeres embarazadas.

La liberación de mercurio durante la colocación y remoción de resultados también afecta al personal de la clínica dental. Estudios recientes indican que el personal del consultorio, en general, a pesar de tener exposiciones algo mayores a las de la población general, no sufre efectos adversos que puedan atribuirse a la exposición al mercurio debido a la amalgama dental. Sin embargo, la exposición de los pacientes y el personal del consultorio deben minimizarse mediante el uso de técnicas clínicas apropiadas.

Finalmente, el informe también apunta que los materiales alternativos también tienen limitaciones clínicas y riesgos toxicológicos. Estos materiales contienen una amplia variedad de sustancias orgánicas que reaccionan químicamente dentro de la cavidad del diente y en cercanía a los tejidos blandos orales durante la colocación.

La liberación de bisfenol A (BPA) de algunos materiales dentales ha sido evaluado en el dictamen preliminar “La seguridad del uso de bisfenol A en dispositivos médicos” (2014), aunque parece dar lugar a riesgo insignificante.

Se ha demostrado que algunos de los monómeros utilizados en estos materiales alternativos son citotóxicos para células pulpares y células gingivales in vitro. Hay pruebas in vitro que indican que algunos de estos materiales alternativos a la amalgama son mutagénicos, aunque las consecuencias en la salud a largo plazo no están claros. También se han descrito alergias a algunas de estas sustancias, tanto en pacientes como en personal clínico. Sin embargo, los datos científicos sobre los posibles efectos adversos de dichos materiales alternativos a la amalgama son muy limitados.

La conclusión final del dossier se centra en que la evidencia actual no excluye el uso de los materiales actuales (amalgama u otras alternativas) en odontología restauradora. Sin embargo, la elección del material debe basarse en características de los pacientes, como son si se va a restaurar un diente deciduo o permanente, embarazo, la presencia de alergias a mercurio u otros componentes de los materiales restauradores y la presencia de función renal disminuida.

Obviamente, tras todo lo expuesto, es evidente que es necesario el desarrollo de nuevos materiales alternativos con un alto grado de biocompatibilidad, y es altamente recomendable motivar y estimular la investigación en esta línea.

Actualmente, el estudio del Scientific Committee on Emerging and Newly Identified Health Risks está en fase de revisión pública y recibe aportaciones y comentarios a través de los datos de contactos de dicho Comité, tanto por parte de pacientes, como de profesionales o investigadores:

European Commission – Health & Consumers
Directorate C: Public Health
Unit C2 – Health Information/ Secretariat of the Scientific Committee
Office: HTC 03/073 L-2920 Luxembourg
SANCO-C2-SCENIHR@ec.europa.eu
Dr. Daniel Torres

Doctor en Odontología, Máster en Cirugía Bucal y Máster en Ensayos Clínicos por la Universidad de Sevilla. Actualmente ejerce como Profesor Titular de Cirugía Bucal y como Codirector del Máster Universitario de Cirugía Bucal en la Facultad de Odontología, Universidad de Sevilla. Forma parte de la European Board of Oral Surgery y es Vicedecano de Gestión Clínica de la Facultad de Odontología de Sevilla y Vicepresidente de la Sociedad Española de Cirugía Bucal. El Doctor Torres es autor de numerosos artículos de Cirugía Bucal en revistas nacionales e internacionales y de múltiples capítulos de libros de la especialidad. Ha realizado múltiples ponencias en Congresos nacionales e internacionales y ha sido dictante de múltiples Cursos, conferencias y seminarios sobre cirugía bucal. Actualmente ostenta el Premio de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Cádiz y es autor de los libros Tumores Odontogénicos y La Clorhexidina en la prevención de la alveolitis en el postoperatorio de los terceros molares retenidos. Coautor del libro El tercer molar incluido. Además es miembro de número de SECIB, SEPES y SEPA y Miembro fundador del SCO.

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.