El síndrome de la boca ardiente, ¿qué manejo debemos seguir?

06 Sep El síndrome de la boca ardiente, ¿qué manejo debemos seguir?

El “Síndrome de boca ardiente(SBA) también llamado glosodinia, glosopirosis, estomatodinia o estomatopirosis, es una patología que se presenta con frecuencia en la población general y con mayor incidencia en mujeres tras la menopausia. Su verdadera etimología sigue siendo desconocida. La sensación de ardor puede ser grave y su aparición repentina o manifestarse gradualmente con el tiempo.

Los síntomas del SBA pueden comprender los siguientes: una sensación ardiente o de quemazón que afecta con más frecuencia a la lengua, pero también puede afectar a los labios, las encías, el paladar, la garganta o toda la boca. Podemos encontrarnos también con sensación de sequedad de boca (xerostomía), cambios en el sabor, como un sabor amargo o metálico, pérdida del gusto…malestar que generalmente tiene patrones diferentes. Puede ocurrir todos días, con menor medida en las primeras horas del día y empeorar a medida que éste avanza. Comenzar desde el despertar y durar todo el día. Aparecer y desaparecer. Cualquiera de los patrones mencionados de SBA puede durar de meses a años. En muy pocas ocasiones, los síntomas pueden desaparecer de manera repentina por sí solos o ser menos frecuentes. Algunas sensaciones pueden aliviarse temporalmente durante las comidas o las bebidas. Generalmente no produce ningún cambio físico notable en la lengua ni en la boca.  Las causas del SBA se pueden clasificar en primaria o secundaria. Síndrome de boca ardiente primario: cuando no pueden identificarse anomalías clínicas o de laboratorio, la enfermedad se denomina «síndrome de boca ardiente idiopático o primario». De acuerdo con algunas investigaciones, el síndrome de boca ardiente primario se relaciona con problemas en el gusto y en los nervios sensoriales pertenecientes al sistema nervioso central o periférico.

Síndrome de boca ardiente secundario: a veces, una enfermedad no diagnosticada provoca el síndrome de boca ardiente. En estos casos, se denomina «síndrome de boca ardiente secundario». Los problemas preexistentes que pueden estar relacionados con el síndrome de boca ardiente secundario comprenden los siguientes: Sequedad de boca (xerostomía), que puede deberse a diversos medicamentos, problemas de salud, problemas con la glándula salival o efectos secundarios del tratamiento oncológico. Otros trastornos bucales, como infecciones fúngicas en la boca (candidiasis oral), un trastorno inflamatorio denominado «liquen plano bucal» o un trastorno denominado «lengua geográfica», el cual le da a la lengua una apariencia similar a un mapa.

Deficiencias nutricionales y también dentaduras postizas, especialmente si no se fijan bien, lo que pueden provocar es el esfuerzo en algunos músculos y tejidos bucales, o si contienen materiales que irritan los tejidos bucales. Alergias o reacciones a alimentos, condimentos, otros aditivos para alimentos, fragancias, tintes o sustancias para composturas dentales. Reflujo ácido estomacal (enfermedad por reflujo gastroesofágico). Determinados medicamentos, particularmente los medicamentos para la presión arterial alta. Hábitos bucales, como sacar la lengua, morderse la punta de la lengua y rechinar los dientes (bruxismo). Trastornos endocrinos, como diabetes o hipotiroidismo. Irritación bucal excesiva, que puede ser resultado de cepillarse demasiado la lengua, usar dentífricos abrasivos, usar excesivamente enjuagues bucales o tomar demasiadas bebidas ácidas. Factores psicológicos, como la ansiedad, la depresión o el estrés.

En el caso del SBA secundario, el tratamiento depende de las enfermedades no diagnosticadas que pueden estar causando molestias en la boca.  Por ejemplo, el reemplazo de dentaduras postizas que no se ajustan bien o la ingesta de suplementos para tratar una deficiencia vitamínica pueden aliviar las molestias. Por este motivo es importante intentar identificar la causa. Una vez que se tratan todas las causas no diagnosticadas, los síntomas del síndrome de boca ardiente deberían mejorar. No existe una cura conocida para el síndrome de boca ardiente ni tampoco un único modo certero de tratarlo. No hay investigaciones sólidas sobre los métodos más eficaces. El tratamiento depende de los síntomas particulares y está destinado a controlarlos. Las opciones de tratamiento pueden incluir las siguientes: Sustitutos de la saliva, Enjuagues orales específicos o lidocaína, Capsaicina (un analgésico obtenido a partir de los pimientos picantes), Un medicamento anticonvulsivo llamado Clonazepam . Ciertos antidepresivos, Medicamentos que bloquean el dolor neurálgico, Terapia cognitiva conductual, Estilo de vida y remedios caseros. Además del tratamiento médico y los medicamentos recetados, estas medidas de autoayuda pueden reducir los síntomas y el malestar bucal: Beber mucho líquido para ayudar a aliviar la sensación de sequedad de boca. Evitar alimentos y líquidos ácidos, como tomates, zumos de naranja, bebidas carbonatadas y café. Evitar el alcohol y los productos con alcohol ya que pueden irritar la mucosa oral. Evitar el consumo de tabaco. Evitar alimentos muy condimentados y picantes. Evitar productos con canela o menta, alternar varios  dentífricos suaves o sin sabor, como los dentífricos para dientes sensibles o aquellos sin menta o canela. Tomar medidas para reducir el estrés.

Los tratamientos del SBA van dirigidos a corregir las causas orgánicas detectadas. La terapia cognitiva es fundamental, ya que los pacientes sin trastornos psicológicos responden mejor al tratamiento farmacológico.

Sin embargo, el SBA sigue siendo un campo abierto a futuras investigaciones, ya que todavía no existe un tratamiento que pueda llamarse curativo.

En conclusión, el síndrome de boca ardiente tiene un importante impacto en la calidad de vida de las personas que lo padecen, y su conocimiento y estudio futuro conllevarán un mejor abordaje y tratamiento del mismo.

 

BIBLIOGRAFÍA
1.- Chimenos Küstner, Eduardo; López López, José (2010). Esquemas de medicina bucal. Edicions Universitat Barcelona.
2.- Feller, L.; Fourie, J.; Bouckaert, M.; Khammissa, R. A. G.; Ballyram, R.; Lemmer, J. ( 2017). «Burning Mouth Syndrome: Aetiopathogenesis and Principles of Management»
3.- Chimenos-Küstner E, Arcos-Guerra C, Marques-Soares MS. Síndrome de boca ardiente: claves diagnósticas y terapéuticas. Med Clin. 2014; 142: 370.
4.- Rodríguez de Rivera Campillo ME, López López J, Chimenos Küstner E, Sabater Recolons MM. Estudio de una muestra de pacientes con síndrome de boca ardiente. Av. Odontoestomatol 2007; 23 (2): 123-33.

Dra. Ana Raspall
Dra. Ana Raspall

Licenciada en Odontología, Máster en Estética Dental y Profesora de Odontología Integrada Universidad Internacional de Cataluña Compagina su actividad profesional como especialista de Estética, Cirugía y Prótesis Dental en diversas clínicas privadas de Barcelona con numerosos cursos de formación continuada. La Doctora Ana Raspall es Licenciada en Odontología por la Universidad Internacional de Cataluña (UIC) y Posgraduada en Cirugía Bucal e Implantes por la misma universidad. Complementa sus estudios con un Máster en Estética Dental cursado en la Universidad de Barcelona (UB). Miembro activo de la SCOB – Societat Catalana d’Odontoestmatologia- y profesora en el área de Odontología Integrada de la Universidad Internacional de Cataluña dónde estudió.

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.