¿Cómo tratamos la periimplantitis?

14 Jun ¿Cómo tratamos la periimplantitis?

Coautor:  Dr Eduard Domínguez Cardoner, Master en Periodoncia e Implantes en la Universidad Internacional de Catalunya.

 

La peri-implantitis es una enfermedad infecciosa destructiva que afecta los tejidos duros y blandos alrededor de los implantes. Se caracteriza por una pérdida del nivel óseo crestal, sangrado al sondaje, presencia de pus y un aumento en la profundidad de sondaje.

 

Al igual que en el tratamiento periodontal, el objetivo del tratamiento de la peri-implantitis es eliminar la infección microbiana. De este modo se logrará detener el proceso inflamatorio, mantener o mejorar el nivel de inserción, reducir la profundidad de sondaje y reducir el sangrado al sondaje o inflamación. Así mismo, se deben controlar los indicadores de riesgo siendo la mala higiene oral, la historia de enfermedad periodontal o periodontitis no tratada, la ausencia de encía queratinizada y de mantenimiento profesional periódico y el tabaco los que han demostrado tener mayor impacto.

 

La selección de la modalidad del tratamiento dependerá de distintos factores, como el estado sistémico del paciente, la severidad de la enfermedad, la pérdida ósea, el compromiso estético, la capacidad de acceso para el control de placa o higiene tras el tratamiento, y la opinión del paciente.

 

¿Cuando explantar el implante?

La decisión de explantar el implante viene dictada por una serie de factores:
– Movilidad: los implantes móviles deberán ser explantados.
– Pérdida ósea: Cuando la cantidad de pérdida ósea es mayor de la 1/2 de la longitud del implante se sugiere su remoción. Aun así, esta regla se debe aplicar con cautela, especialmente en implantes cortos y cónicos.
– También se deben tener en cuenta otros factores como el diseño de la prótesis y la posición del implante afectado, el tipo de implante y el deseo del paciente.

La explantación deberá realizarse con el método menos invasivo posible. En caso de implantes roscados, se realizará con técnicas de torque inverso sin elevar colgajo, combinándolo, si se requiere, con la eliminación parcial del hueso coronal del implante. La trefina es el método más invasivo y se reservará como última opción.

 

¿Como mantener el implante en salud?

Tratamiento no quirúrgico
Siempre debe realizarse antes de ningún procedimiento quirúrgico. Permitirá valorar la respuesta de los tejidos y la capacidad del paciente para realizar una correcta higiene oral. Si se precisa, y es muy necesario frecuentemente, se modificará la prótesis para mejorar el acceso.
Puede ser que el tratamiento no quirúrgico por sí solo resuelva el problema, si bien es cierto que los pacientes con lesiones avanzadas pueden necesitar ser sometidos a una intervención quirúrgica.
No hay consenso por lo que respecta al tratamiento no quirúrgico ideal. La mayoría de estudios observan que el uso de curetas especialmente diseñadas para implantes (ultrasonidos o curetas manuales de plástico, teflón o titanio) y las micro-arenadoras no aportan una clara mejora clínica. Por otro lado, el laser Er:YAG ha demostrado tener propiedades bactericidas y proporciona mejores resultados clínicos que el desbridamiento tradicional. Así mismo, el uso de antimicrobianos junto al tratamiento no quirúrgico también parece aportar mejoras clínicas.
En estos meses empezamos a disponer de evidencia científica con resultados prometedores para la terapia no quirúrgica con el uso de ultrasonidos con puntas estándar de periodoncia, modificación de la prótesis y antibiótico sistémico.

Tratamiento quirúgico
Permite mejorar el acceso para eliminar el tejido inflamatorio de la bolsa y descontaminar o modificar la superfície del implante.
Se recomienda una incisión a bisel inverso para facilitar la elevación del colgajo. Se debe eliminar el tejido de granulación.
Se debe descontaminar la superficie del implante:
Descontaminación mecánica: existe un gran número de métodos para realizar la descontaminación mecánica. Se puede realizar mediante ultrasonidos y curetas. También existen métodos como los cepillos de titanio y las micro-arenadoras, que son más sencillos y han demostrado buenos resultados. Sin embargo, estas últimas deben usarse con precaución para evitar provocar un enfisema subcutáneo. Se han descrito otros métodos de descontaminación como los láseres e instrumentos abrasivos como los sprays de glicina, aunque requieren más evidencia.
Descontaminación química: tras la descontaminación mecánica se recomienda el uso de químicos como el EDTA y ácido ortofosfórico. Tras su uso se deberá irrigar profusamente con suero salino.

 

Dependiendo de la zona a tratar y el tipo de defecto óseo se pueden realizar tres tipos de tratamientos:

Cirugía resectiva:
Indicada en zonas no estéticas, con defectos óseos horizontales moderados y poco contenidos. Se recomienda realizar un colgajo de reposición apical, con el fin de reducir la bolsa y mejorar el acceso. Se puede realizar implantoplastia para mejorar el control de placa. Se necesita tener encía queratinizada alrededor de los implantes.

Cirugía regenerativa:
Indicada en defectos óseos contenidos, especialmente en zona estéticas donde un abordaje resectivo supondría la exposición del titanio. Los defectos circunferenciales de 4 paredes y los defectos de 3 paredes parecen tener un mejor pronóstico y son los principales candidatos a regeneración.
Material de regeneración: Se puede utilizar hueso autólogo en combinación con substitutos óseos o éstos solos, que pueden ir cubiertos por una membrana. Aunque no hay una clara evidencia sobre la necesidad de una membrana, esta puede ayudar a estabilizar el injerto, lo que es favorable para la regeneración.
Cierre del colgajo: se puede sumergir el implante para proteger el área regenerada y reducir el riesgo de infección. Aunque es el abordaje preferido, faltan estudios en humanos que demuestren su superioridad. Además, deberemos tener en cuenta el diseño del implante (evitar si gran parte del implante se encuentra en posición supracrestal) y el tipo de prótesis (posibilidad de quitar la supraestructura, provisionalizar, etc); además de la posible pérdida de encía queratinizada si avanzamos el colgajo.

Abordaje combinado
Las lesiones periimplantarias suelen presentar defectos combinados, con una porción supracrestal y una porción intra-ósea. Algunos autores realizan un abordaje resectivo con implantoplastia en la zona donde la regeneración no es predecible (porción supracrestal o zonas con dehiscencia ósea) y regeneran la porción más contenida del defecto.

 

Finalmente, con el objetivo de limitar la recesión gingival, se ha descrito el uso de injertos de tejido conectivo simultaneo en zonas con <2mm de encía queratinizada y casos en zonas estéticas.

 

Podemos concluir que el tratamiento no quirúrgico siempre debe realizarse antes de la cirugía y tiene el potencial de resolver algunos casos de peri-implantitis. Las técnicas quirúrgicas son hoy poco predecibles con un éxito del 70% aproximadamente a los 5 años. Independientemente de la terapia realizada, el control de placa y el cumplimiento con las visitas de mantenimiento, tomarán un papel determinante en el éxito del tratamiento a largo plazo.

 

Bibliografía
Renvert S, Polyzois I. Treatment of pathologic peri-implant pockets. Periodontology 2000 2018; Vol. 76, 180-190.
Renvert S, Lindahl C, Roos Jansaker A-M, Persson GR. Treatment of peri-implantitis using an Er:YAG laser or an air-abrasive device: a randomized clinical trial. Journal of Clinical Periodontology 2011: 38: 65–73.
Schwarz F, Sahm N, Becker J. Combined Surgical therapy of advances peri‐ implantitis lesions with concomitant soft tissue volume augmentation. A Case series. Clinical Oral Implants Research 2014; vol 25: 132‐136.
Schwarz F, John G, Mainusch S, Sahm N, Becker J. Combined Surgical therapy of peri‐implantitis evaluating two methods of surface debridement and decontamination. A two‐year clinical follow up report. Journal Of Clinical Periodontollogy 2012; 39: 789–797.
Schwarz F, Jepsen S, Herten M, Sager M, Rothamel D, Becker J. Influence Of different treatment approaches on non‐submerged and submerged healing of ligature induced peri‐implantitis lesions: An Experimental study in dogs. Journal Of Clinical Periodontology 2006; 33: 584–595.
Froum SJ, Froum SH, Rosen PS. Successful Management Of Peri‐Implantitis With a Regenerative Approach: A Consecutive Series Of 51 Treated Implants With 3-to 7.5 ‐ Year Follow‐up. The International Journal Of Periodontics & Restorative Dentistry 2012; vol 32: 11‐20.
Schwarz F, Herten M, Bieling K, Sculean A, Becker J. Comparison Of naturally occurring and ligature‐induced peri‐implantitis bone defects in humans and dogs. Clinical Oral Implants Research 2007; vol 18(2): 161‐170.
Schwarz F, Sahm N, Schwarz K, Becker J. Impact Of defect configuration on the clinical outcome following surgical regenerative therapy of peri‐implantitis. Journal Of Clinical Periodontology 2010; vol 37: 449‐455.
Serino G, Turri A, Lang NP. Maintenance therapy in patients following the surgical treatment of peri-implantitis: a 5-year follow-up study. Clin Oral Implants Res 2015 Aug; 26(8) 950-956.

Dr. José Nart
Dr. José Nart

Licenciado y Doctor en Odontología. Universitat Internacional de Catalunya (UIC) Certificado en Periodoncia e Implantes, Tufts University, Boston, USADiplomate, American Board of Periodontology. Jefe del Departamento de Periodoncia y Director del Master de Periodoncia e Implantes, Universitat Internacional de Catalunya (UIC) – Acreditado EFP. Profesor Contratado Doctor.Secretario de la Sociedad Española de Periodoncia y Oseointegración (SEPA) 2016-19. Especialista en Periodoncia e implantes en Nart Clínica Dental

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.